La Coordinación Política y Social Marcha Patriótica saluda a todo el movimiento social y popular colombiano y latinoamericano, a propósito de los cinco años de la firma del Acuerdo Final de Paz, suscrito entre el Estado colombiano y la guerrilla de las FARC-EP. Una efeméride propicia para reafirmar nuestro compromiso con la lucha por Paz con Justicia Social, a la que consideramos un asunto central para construir el futuro y los cambios que urgen en el país. Entendemos que la implementación real del Acuerdo, sin simulaciones, ni dilaciones, ni modificaciones unilaterales, es el camino para lograr la Paz Completa. Una paz que permita la disputa por la justicia social, con plenas garantías de participación política, y en especial, donde la vida sea el principal derecho para toda la sociedad.

A cinco años de la firma del Acuerdo Final de Paz, recordamos con amor y solidaridad a los cientos de lideres y lideresas sociales asesinados por ser integrantes del movimiento popular. Recordamos a las y los cientos de militantes de las organizaciones coordinadas en Marcha Patriótica, que fueron asesinadas durante el conflicto social y armado, en la lucha por lograr la firma del Acuerdo y por defender la implementación de lo acordado. A sus compañeros y compañeras, a sus familiares les decimos que no habrá olvido, ni indulgencia. Lucharemos para que ningún crimen quede en la impunidad, reafirmamos nuestro compromiso de seguir flameando las banderas de la justicia social, la democracia y la soberanía, con las que lucharon y por las que cayeron injustamente asesinados con la acción u omisión del Estado colombiano.

Colombia no es la misma luego de estos cinco años de firmado el Acuerdo Final de Paz, el movimiento social y popular encontró en las calles y campos el escenario de defensa del Acuerdo y la construcción de nuevas condiciones de vida para la sociedad colombiana. El cumplimiento total de los seis puntos del Acuerdo Final de Paz, y las 113 demandas contenidas en el pliego del Comité Nacional de Paro son una hoja de ruta concreta para lograr la democracia, la soberanía y la justicia social. El uribismo, en cabeza del presidente Iván Duque, intentó destruir lo acordado y viene castigando a todas las organizaciones sociales que lo defendemos y que aportamos para que siga vigente. Sabemos que no todas las personas que quieren el cambio social suscriben por completo el Acuerdo Final, pero sabemos que las mayorías nacionales lo consideran parte fundamental de las transformaciones necesarias para el país. Hoy el cambio político del país incluye implementar en su totalidad el Acuerdo Final y avanzar hacia la Paz Completa. El Acuerdo Final de Paz es transformador, por ello el militarismo uribista lo desprecia e incumple.

Llamamos a toda la sociedad colombiana, a cada luchadora y luchador social a batallar por la implementación completa de la Reforma Rural Integral, a luchar por el cumplimiento de la sustitución voluntaria de los cultivos de uso ilícito, a defender la vida de los y las firmantes de la paz y a construir un escenario de nueva democracia. Nuestro proyecto de sociedad, anclado a la productividad de la tierra y la cultura de los territorios, saldará la enorme deuda histórica del país con las mujeres, con el campesinado, con las comunidades indígenas, raizales, negras, palenqueras y afrodescendientes. Una diversidad social y política que apoya la Paz con justicia social, y que no se detiene ante los intentos del gobierno para reconfigurar la guerra, simular la implementación del Acuerdo Final y mantener el modelo de desigualdades y de concentración de la riqueza.

Seguiremos de pie enfrentando las dificultades y obstáculos impuestos a la Paz como un ejemplo de soberanía popular. Trabajaremos por conseguir la apertura democrática pactada en el Acuerdo Final y ratificada por la sociedad en la acción participativa y protagónica durante el Paro Nacional, con deliberaciones asamblearias y el fortalecimiento de las organizaciones.

Invitamos a toda la sociedad a no desistir. Es necesario persistir para lograr los cambios políticos, económicos, ambientales y sociales que piden a gritos las grandes mayorías y que están en la base del Acuerdo Final de Paz. Los incumplimientos gubernamentales no pueden hacernos desistir de la lucha, ni de la paz, todo lo contrario, nos deben alentar para fortalecer la organización, la movilización y la unidad. Las y los convocamos a la unidad para la construcción de la paz y la conformación del más amplio Pacto Histórico por la vida y las transformaciones del país, donde confluimos desde la diversidad y con los pies en la tierra y en los territorios.

No más simulaciones, ni dilaciones. Hagamos cumplir el Acuerdo Final de Paz YA.

Por la segunda y definitiva independencia

Coordinación Política y Social Marcha Patriótica

Pin It on Pinterest

Share This
Internacional La lucha por la paz: por la tierra, los territorios y la justicia social