El primer año del acuerdo de paz

Comunicados
Typography

Hace un año se firmaba en el Teatro Colon de Bogotá el Acuerdo Final de Paz entre las FARC y el gobierno nacional, que tiene como objetivo y luego de casi seis años de negociación, ponerle fin a una guerra de más de 50 años. Esta guerra desangró a buena parte de los cuerpos y el espíritu de Colombianas y colombianos, que terminaron creyendo que la confrontación armada era natural a la historia de nuestro país y que cada una de sus víctimas, vivían un oscuro destino que habría marcado la historia para Colombia.

El Movimiento Social y Político Marcha Patriótica, nació con un sueño distinto, nació con la esperanza y la firme creencia de que la paz con justicia social y la reconciliación era posible para todas y todos los que compartimos esta bella tierra por la que nos llamamos colombianos y colombianas. Es por esto que como Marcha Patriótica celebramos un año y conmemoramos de todas las formas posibles el fin de la guerra, a través de la firma del Acuerdo Final, pues sabemos que a pesar de los mil obstáculos, de la renegociación del documento de agosto, luego de la pérdida del plebiscito y de la dificultosa implementación que a veces nos hace perder las esperanzas, el sueño de paz sigue adelante y la reconciliación avanza inexorablemente, por mas que los sedientos de la sangre de guerra quieran hacer trizas el Acuerdo de Paz.

La firma del Acuerdo Final significa vida y no en términos abstractos, sino que desde el inicio de los diálogos, entre el 2012 y 2016 la reducción de homicidios a nivel nacional fue de 3695 vidas, mientras que en los 281 municipios focalizados para el posconflicto la reducción fue de 957 vidas. Y la Marcha Patriótica, celebra todas y cada una de las vidas y de los heridos que hoy ya no llegan por la guerra al Hospital Militar que ha reducido ostensiblemente sus pacientes, ni a ninguna institución de salud del país y solo esta celebración de la vida hace que valga la pena la gran tarea y el año de cumplimiento de la firma de la paz.   

Hoy, las comunidades campesinas no deben correr cada vez que escuchan aviones y helicópteros militares, por el temor a las balas de la guerra o a los bombardeos que antes asolaron miles de hectáreas de sus tierras. Hoy los niños y las niñas del campo, empiezan a vivir tranquilos sin conocer, más allá de la memoria de los adultos, lo que es la explosión de una bomba en el patio de sus casas o en sus derruidas escuelas. Y esto hace que la Marcha Patriótica celebre este año a pesar de los inmensos retos que nos quedan. 

El Movimiento Social y Político Marcha Patriótica, sabe que la tarea no ha sido ni será nada fácil para salir de la naturalización de la guerra y echar al baúl del olvido a los partidos que como el Centro Democrático y Cambio Radical, viven del odio y el rencor de los que no han podido salir del embrujo autoritario y de la búsqueda de un enemigo, como el que quisieron crear con las FARC, sobre el cual endilgar la responsabilidad de la catástrofe de país que han dejado décadas de gobierno de las familias de siempre. 

La Implementación ha sido muy difícil y más con un gobierno que recién, con el Acuerdo de Paz, descubrió sus zonas rurales y por tanto, hasta ahora, empieza a diseñar una institucionalidad que llegue a esos “territorios desconocidos” más allá del modelo de fuerzas de ocupación sobre el que acostumbra funcionar la única institución que llegó hasta lo más profundo del país, las fuerzas militares. Así mismo el Acuerdo Final se ha enfrentado para su implementación, con el más mediocre y mezquino Congreso de la Republica, que con contadas excepciones, de hombres y mujeres congresistas que valerosamente han defendido lo acordado, ha sacado las más bajas trampas y artimañas para modificarlo o impedir su aprobación, en función de sus intereses particulares y, como en el caso de la JEP, para ocultar el gran “rabo de paja” que tienen al haber sido actores del conflicto, y patrocinado la estrategia paramilitar para sus beneficios políticos y económicos.

Pero estos obstáculos no son nada, comparados con los sueños de paz de los colombianos y colombianas, acostumbrados por la fuerza de la historia a enfrentar los más difíciles escenarios para alcanzar los sueños colectivos. 

La Marcha Patriótica saluda a todas y todos los comprometidos con el sueño colectivo de la paz, y hace un llamado a sumar las fuerzas, a seguir en esta ardua tarea, a dejar las diferencias a un lado y construir las mas solidas coaliciones, para renovar los espacios legislativos, en función de la paz y la responsabilidad histórica de reconstruir un país justo y reconciliado para nuestro presente y el futuro de hijos e hijas. Hace un llamado al gobierno para que implemente las medidas de excepción que sean necesarias para que cumplan lo acordado y al pueblo en general para que asuman como suyo este Acuerdo que no es para los que fueron actores armados, sino para el sueño mas grande de una Colombia en paz, justa y reconciliada. 

 

#LaPazNosNecesita

#NosVemosMañana

 

MOVIMIENTO SOCIAL Y POLÍTICO MARCHA PATRIÓTICA

24 de noviembre de 2017 

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement