Reforma política urgente y necesaria para la consolidación de la paz

Comunicados
Typography

La semana pasada con el proyecto de Acto Legislativo número 012 de 2017, inició el debate en el Congreso de la República sobre la Reforma Política y electoral que surge de los Acuerdos de la Esperanza, firmados en el teatro Colón de Bogotá, el 24 de noviembre de 2016 y que busca aportar a la necesaria apertura democrática en el camino a garantizar la participación de todas las organizaciones políticas en condiciones equitativas en los espacios electorales, aportando así a los fundamentos necesarios para alcanzar una paz estable y duradera. 

El Movimiento Social y Político Marcha Patriótica, se suma así a las voces que desde la promulgación de la Constitución del 91, han exigido la creación de condiciones adecuadas para que el sistema político actual, garantice condiciones de equidad para la participación política y electoral de movimientos, partidos y grupos significativos, expresadas en la adecuación del sistema electoral, la reforma de la institucionalidad que la rige y el mejoramiento de las condiciones fácticas, financieras y de seguridad para las organizaciones  que han sido excluidas sistemáticamente a causa de un régimen caracterizado por el clientelismo, la corrupción y la persecución del contradictor, como formas de hacer política. 

Es por esto que como Marcha Patriótica, apoyamos la Reforma Política y electoral, pero nunca apoyaremos condiciones como las establecidas en el texto que está en debate en donde se limita las opciones de los partidos alternativos y minoritarios. Una base de afiliados de hasta el 1% del censo electoral, para postulación de listas y candidatos en las elecciones territoriales para los Movimientos Políticos, limitar la condición de partido político hasta un 3% de votación del censo electoral, así como la eliminación de los “grupos significativos de ciudadanos” desde el 2019, son claros retrocesos en la participación que cierran el escenario electoral a organizaciones que históricamente han tenido que enfrentar a la corrupción, las redes clientelares, el poder económico y político, así mismo como a las condiciones en donde históricamente han perseguido en Colombia a las alternativas a los partidos tradicionales. 

La Marcha Patriótica ha participado de diferentes espacios de discusión y ha hecho propuestas para el debate de esta Reforma , hizo parte de las discusiones convocadas por la Misión Electoral Especial (fruto de los Acuerdos) planteando elementos mínimos para una reforma que garantice la apertura democrática. Es en este sentido que se presentan algunos puntos para la garantía de esta. 

Uno de los elementos fundamentales es el de la reglamentación de las coaliciones de movimientos y partidos para la participación en corporaciones públicas, siempre y cuando solo sean posibles cuando sumadas sus votaciones hayan obtenido una votación de hasta el quince por ciento (15%) de los votos válidos, con aplicación inmediata para el proceso electoral del 2018, que solo actuarán en bancadas sobre los puntos del acuerdo de coalición y su votación debe permitir la conservación de la personería jurídica de los partidos o movimientos que la conformen.  Así mismo, aunque la edificación de partidos fuertes requiere listas cerradas, se requiere un tiempo prudencial y no se hace indispensable en momentos de crisis de legitimidad en la que se encuentran estas formas organizativas de la ciudadanía, hacer una defensa de estas listas. 

De la misma manera, la Marcha ha planteado que la financiación de las campañas y la sanción de la corrupción en estas es otro punto fundamental para combatir este fenómeno que ronda buena parte del escenario político. Comprende la necesidad de funciones de policía judicial para la Autoridad Electoral que se cree, sanciones progresivas a los particulares y empresas que están vinculadas a casos de corrupción, así mismo, financiación privada que solo podrá ir a un fondo de financiación de partidos y distribuirse de forma equitativa entre todos, con todas las garantías para que estas no generen la inequidad entre campañas. En términos de los anticipos para estas campañas, deben hacerse por partes iguales según los porcentajes de la reforma y un régimen de sanciones efectivo, relacionados con el ejercicio de sus derechos a los partidos que violen las normas de financiación. 

En lo referente a la adquisición progresiva de derechos de las agrupaciones  políticas, que es el mas fuerte garante de la apertura democrática, se defiende que las agrupaciones tengan tres niveles, en el proceso de adquisición, así: grupos significativos de ciudadanos, movimientos políticos y partidos políticos. Para esto se deberá acreditar afiliados en relación con los votos válidos y no con el censo electoral, reducir el umbral a un máximo del 2% para ser partido político, conservación de todos los derechos por ocho años y que los partidos políticos con personería jurídica acrediten el mismo número de afiliados. Debe así mismo haber derechos diferenciados y precisos (financiación, acceso a medios, postulación candidatos) para cada uno de los niveles, aclarando que la financiación debe permitir condiciones para que las organizaciones políticas en estos tres niveles funcionen. 

En lo referente a la arquitectura constitucional es fundamental la reforma del Consejo Nacional Electoral existente, caracterizado por su manejo amañado por parte de los partidos políticos mayoritarios. Se deben contar con condiciones efectivas que edifique una máxima instancia electoral con verdadera autonomía y efectividad. Este Consejo Electoral Colombiano deberá tener las condiciones para ser  una autoridad electoral independiente, unitaria, con capacidad efectiva para ejercer sus funciones, sin la intervención del presidente de la República en su conformación, contar con condiciones reales para que las minorías políticas puedan tener representación y así mismo y como complemento, se debe garantizar que el Consejo de Estado cumpla en términos perentorios sus funciones electorales.

En lo referente a la promoción y profundización de la participación electoral que en Colombia nos lleva a niveles de abstención de hasta el el 60%, se espera que le sean concedidas facultades extraordinarias a la Registraduría Nacional del Estado Civil, para la ubicación de nuevos puestos de votación, y de manera especial estos sean ubicados en territorios que fueron históricamente afectadas por el conflicto armado, que los había excluido de la participación electoral. Así mismo se requiere de una función de pedagogía electoral, y campañas de educación por parte del Consejo Electoral acompañadas de la implementación inmediata del registro y voto electrónico, la identificación biométrica y el voto por correo. 

Finalmente, se espera contar con medidas de equidad de género en las que por ejemplo, las consultas internas garanticen cuotas de género y en general se garantice la existencia de  principios de equidad en los mecanismos de democratización de los partidos. Esto acompañado de una asignación adicional de presupuesto derivado de la participación en listas de jóvenes y mujeres que debe destinarse a financiar la inclusión efectiva en las campañas políticas y participación de jóvenes y mujeres supervisadas por el Consejo Nacional. 

En este sentido, la Marcha Patriótica hace un llamado a los colombianos y las colombianas que sueñan con un país verdaderamente democrático, a estar atentos al debate legislativo, y a adelantar todo tipo de movilizaciones que no permitan que los partidos tradicionales y los politiqueros de siempre, limiten la capacidad transformadora de esta importante Reforma, e impulsen los cambios que requiere la apertura democrática, sustento de la Colombia nueva, en paz y reconciliada que soñamos todas y todos. 

 

 

MOVIMIENTO SOCIAL Y POLÍTICO MARCHA PATRIÓTICA

Agosto de 2017

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement