Alza del pasaje de Transmilenio: ¡transporte que empobrece!

Comunicados
Typography

Hoy empieza a regir el alza de $200 en el pasaje de Transmilenio, lo cual obligará a los y las usuarias a pasar de pagar de $2.000 a $2.200 y los que viajan en SITP (Sistema Integrado de Transporte Público) pasarán de $1.700 a $2.000 en el sistema de transporte masivo de Bogotá, esto es un aumento del 10% en Transmilenio y de casi 18% en los pasajes del SITP. 

El Movimiento Social y Político Marcha Patriótica rechaza estos aumentos que lo único que logran es empobrecer más a los ciudadanos y ciudadanas que usan este sistema casi que obligatoriamente como único medio de transporte masivo en la ciudad. 

Para los y las habitantes de la ciudad, este aumento significa un detrimento en sus condiciones de vida, pues con el paupérrimo aumento del 7% del salario mínimo, menos la impuestación que generó a las clases más pobres la Reforma Tributaria, que eliminó la mayoría de este triste 7% (la Reforma toma el 89% de ese aumento), dejando el aumento en solo $126 diarios, los $400 que generan los dos pasajes diarios de cada trabajador y trabajadora en la capital, reduce en $274 el ingreso mínimo que tenían para el 2016, empobreciendo cada día más a la mayoría de los habitantes de la ciudad, lo que redunda en la agudización de las cifras de pobreza y desigualdad, observadas en el último informe de la encuesta de calidad de vida del DANE. 

Para la Marcha Patriótica, los argumentos de la administración de Peñalosa en función del alza continuado del pasaje (a inicios del 2016 también aumentó $200 pesos) son falacias, al tener en cuenta que con este aumento se busca financiar a los operadores del SITP a costa de los menos favorecidos y alimentar los contratos leoninos con los operadores privados de Transmilenio, que les está dejando ganancias patrimoniales de más del 15%, lo cual es ya escandaloso para el sector, pues de los pasajes se está destinando un porcentaje para el pago de los buses de la fase I y II que desde el segundo año están pagos, recargando además los arreglos en infraestructura de las estaciones y la carga del tema de seguridad del sistema al distrito, que solo recibe el 5% de los ingresos por pasajes. 

Esto sin contar los miles de millones de pesos que año a año tiene que gastar el distrito para la reparación de las losas de la troncal avenida Caracas y de la troncal NQS que, gracias a los malos diseños de la primera administración de Peñalosa, terminó siendo un continuo desangre para el presupuesto público. 

Esta situación de injusticia y favorecimiento a los privados representada en el aumento se complica mucho más con el decreto que saldrá firmado en los próximos días donde se reducirán a casi la mitad los subsidios en pasajes para personas en situación de discapacidad, adultos mayores de 62 años y personas beneficiarios del SISBEN. 

Para la Marcha es urgente replantear el diseño de este sistema de transporte masivo, que no solo es uno de los más costosos de Latinoamérica, sino que empobrece a los ciudadanos de la capital y garantiza condiciones de indignidad para la gran mayoría de sus usuarios y usuarias, que día a día están manifestándose por las terribles condiciones del servicio. 

Bogotá necesita un sistema de transporte masivo digno para la capital de la república, de carácter público y con costos justos para el nivel adquisitivo de sus usuarios y usuarias. 

 

Movimiento Social y Político Marcha Patriótica

1 de abril de 2017. 

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement