Carácter de Marcha Patriótica

Carácter
Typography

El legado que nos constituye

El Movimiento Político y Social Marcha Patriótica (MAPA) surge como resultado de la convergencia de las luchas y aspiraciones de mujeres y hombres vinculados a diferentes sectores y propuestas organizativas.

Procesos profundamente comprometidos con la defensa de la causa popular e inspirados en el legado histórico de las luchas del pueblo colombiano por una verdadera y definitiva independencia, por una paz con justicia social, por la democracia, la soberanía y la Unidad Latinoamericana.

Marcha Patriótica se concibe como un Movimiento Político y Social que dinamiza la variedad de formas de organización y movilización en cualquier región de Colombia, independientemente de su sector, representatividad o cantidad.

La propuesta de transformación estructural que Marcha Patriótica presenta a las colombianas y los colombianos sienta sus bases en las históricas luchas populares de Colombia y América Latina. Así mismo, reconoce y participa en la heroica resistencia de las organizaciones sociales y populares ante la persecución y el exterminio al que se ven sometidas. Las valerosas luchas de campesinos y campesinas, afro-descendientes e indígenas; la resistencia de trabajadoras y trabajadores sindicalizados contra la devastadora aplicación del modelo neoliberal en campos y ciudades; la lucha sin cuartel de las organizaciones de derechos humanos, desplazados(as), ambientalistas, y prisioneros(as) de guerra; la combatividad del movimiento urbano, así como el renacer esperanzador de la lucha estudiantil, representan algunas de las tradiciones de resistencia que a lo largo de los últimos veinte años han forjado el espíritu y el propósito de Marcha Patriótica.

A finales de la década anterior surgen varios escenarios y procesos de convergencia para la lucha social y popular, trascendentales en la configuración del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica (MAPA).

El 19, 20 y 21 de julio de 2010 se llevó a cabo una movilización nacional la Marcha Patriótica y Cabildo Abierto por la Segunda y Definitiva Independencia que divulgó a los cuatro vientos los anhelos no realizados de un país verdaderamente soberano y democrático. Esta vez, no para exigir reivindicaciones específicas sino para buscar su concreción a través de la construcción de un nuevo proyecto político y económico para el país que soñamos. Así pues, en este marco del ascenso en la luchas populares en Colombia, lo que en 2010 se forjó como una valerosa jornada de movilización y discusión a lo largo y ancho de la patria, se ha venido consolidando como proceso organizativo de carácter nacional y hoy se constituye como Movimiento Político, Social, Democrático y Patriótico, capaz de recoger la potencia transformadora de la organización del pueblo.

Marcha Patriótica se concibe como un Movimiento Político, Democrático, Patriótico, Popular y Social de carácter amplio. Dicho proceso construye propuestas programáticas y de acción política para lograr las transformaciones profundas que el país necesita, sustentado en pilares esenciales como el profundo sentimiento de amor hacia el pueblo y el propósito de la construcción de una sociedad con democracia popular, en una nación soberana y libre. Los aspectos Político y Social se encuentran estrechamente ligados, ya que el ejercicio de las reivindicaciones sociales y populares se articula, abriendo la puerta hacia la lucha por la construcción de nuevas formas de poder.

La definición como Movimiento implica que más que una confluencia de individuos, Marcha Patriótica propone ser un proceso que articula actores colectivos plurales conformados por diversas organizaciones. La pertenencia a este Movimiento Político y Social se afirma en el propósito de fortalecer las organizaciones que lo conforman, entendiendo que son precisamente su base y núcleo. Toda forma de organización popular y democrática, partido, agrupamiento, iniciativa, plataforma, acciones puntuales, entre otros, puede hacer parte del Movimiento Marcha Patriótica, entendiendo que no promueve la disolución de las organizaciones sociales, políticas y populares que la conforman, sino que se edifica a partir de las agendas, propuestas y formas de acción política que tienen.

Hace parte de Marcha Patriótica toda forma de organización, partido, agrupamiento, iniciativa, colectivo y personas que asuman y quieran desarrollar el llamamiento, las conclusiones de los Cabildos y la Plataforma de Lucha del Movimiento Político y Social por la Segunda y Definitiva Independencia.

La Marcha Patriótica es concebida como una expresión del interés de vastos sectores sociales y populares que buscan eliminar las causas y condiciones estructurales de la problemática que configura el actual conflicto social, político, económico y armado que vive el país.

Las actividades de movilización de la Marcha no se limitan a la protesta y la reivindicación, en tanto que su naturaleza convoca a la práctica de las más diferentes formas de acción política, encaminadas a la conquista de transformaciones estructurales en las relaciones económicas, sociales y de poder. De ahí que se busque, mediante la lucha democrática y popular, la construcción de un nuevo poder de carácter popular encaminada a la transformación sustancial del Estado, en pos de la edificación de un NUEVO ORDEN SOCIAL realmente alternativo al vigente.

Entre los elementos constitutivos de la identidad colectiva que se ha venido forjando para este fin, se tienen:

• La reivindicación de las ancestrales luchas sociales y populares que se han llevado a cabo en nuestra América, desde la resistencia de la Cacica Gaitana y los cimarrones de los Palenques, promotores de las luchas de los pueblos indígenas y originarios, los afro-descendientes y el pueblo en general, quienes por más de cinco siglos se han opuesto al régimen colonial así como a la sucesión de diferentes modelos económicos, políticos y sociales excluyentes y depredadores de la naturaleza y de la dignidad humana.

• La recuperación de la memoria, la continuación del legado histórico de los diversos procesos, y experiencias políticas populares y patrióticas precedentes.

• El reconocimiento de que la única manera de acabar con la guerra en Colombia es la solución política al conflicto social, económico y armado, que contribuya a superar el conjunto de condiciones estructurales, propias del capitalismo y de su actual modelo neoliberal, que lo han generado y que lo siguen alimentando.

• La oposición a la oligarquía, compuesta por las élites económicas y los sectores políticos tradicionales, en estrecha alianza y dependencia con los capitales transnacionales. Una oligarquía promotora del terrorismo de Estado, de las más diversas formas de explotación de la clase trabajadora y de la acumulación de ganancias por la vía del despojo de recursos naturales, en función de sus intereses privados.

• La construcción de la Patria Grande Latinoamericana, como la soñaba Simón Bolívar, con el firme propósito de hacer efectivos los principios de Igualdad, Justicia, Libertad y Soberanía.

Democracia, organización social, unidad popular y espíritu latinoamericano: Los principios que nos guían

La Marcha Patriótica propone como pilares esenciales que forjan su propuesta: el desarrollo de las más amplias formas de movilización y lucha social, una concepción alternativa de la acción política, la construcción de una democracia popular, de propuestas unitarias de articulación social y el rechazo a todo tipo de imposición imperialista y colonialista.

El Movimiento Político y Social Marcha Patriótica (MAPA) comprende que las más diversas formas de movilización y organización social y popular son el camino más sólido para lograr las transformaciones que se propone. Las dinámicas locales de deliberación, planificación, gestión y control (asambleas, cabildos abiertos, encuentros, foros, constituyentes, veedurías, etc.) se proyectan para potenciar la movilización social en las calles, las plazas y los campos, pero también para crear y construir las políticas populares, que gui?en la lucha por la definitiva independencia. La metáfora del “marchar” pretende subrayar que los sectores populares nos organizamos para luchar colectivamente en una forma particular de la acción política: la movilización.

De igual manera, Marcha Patriótica afirma que es necesario transformar radicalmente el ejercicio de acción política promovido por las élites del país, claramente contrario a los intereses populares, demagógico y populista, que pretende una determinación del poder exclusivamente por quienes mantienen el control de las instituciones y del Estado. La Marcha Patriótica no reconoce las versiones de “democracia participativa” o la “deliberativa”, en tanto crean espacios de discusión y participación, pero usurpan a los sectores populares la posibilidad de decisión efectiva, bajo el esquema de “todos discutimos, pero ellos deciden”.

El Movimiento Marcha Patriótica -como movimiento nacido desde la diversidad y pluralidad de las organizaciones sociales que soñamos y actuamos con el fin de alcanzar otra situación para esta Colombia dolorida- busca ampliar el campo de la acción política, posicionándola al servicio del interés común, para poner freno a la depredación del capital nacional y transnacional que amenaza la supervivencia misma de la humanidad y la naturaleza. No se restringe, por lo tanto, a la designación de representantes mediante procedimientos electorales (que cada vez más cierran la participación a propuestas críticas y alternativas). Por el contrario, la política se desarrolla con las más diversas formas de participación, deliberación, definición y lucha, ejercidas por las organizaciones sociales, populares y las diferentes comunidades, en aras de reivindicar sus particularidades y construir una Colombia con justicia social, soberana, democrática y en paz. La que propone Marcha Patriótica es una democracia contrapuesta a la democracia ficticia que caracteriza a nuestro país, en la que la voz disidente es perseguida, estigmatizada y aniquilada, dejando a su paso una trágica estela de líderes asesinados, desplazados y exiliados, a la par con las y los miles de prisioneras y prisioneros políticos permanentemente maltratados y cuya condición y existencia es negada por el régimen. Es fundamental avanzar hacia una democracia con carácter popular, real, directo, comunitario y autogestionario, es decir, una democracia que propenda por una participación real del pueblo en la construcción de poder desde la base, encaminada hacia el control y administración del Estado para transformar las lógicas de desigualdad, opresión, discriminación y violencia.

Una democracia de corte popular tiene como eje fundamental la capacidad de las organizaciones y procesos sociales para discutir propuestas, definirlas y llevarlas a cabo, incidiendo de manera efectiva en los destinos del país y sus diferentes regiones. De ahí la trascendencia cardinal que representan para la Marcha Patriótica escenarios de construcción y acción política como los cabildos abiertos y las constituyentes por la solución política, que se convierten en herramienta central para el ejercicio pleno del poder popular.

La Marcha Patriótica no comparte las versiones falseadas de la democracia. Trabaja por la edificación de una nueva democracia de amplia participación popular, que tenga como fundamentos, entre otros:

• Generalizar todas las iniciativas que favorezcan la deliberación y la decisión popular sobre los más diversos aspectos estratégicos nacionales, regionales y locales; iniciativas tales como los cabildos, constituyentes, plebiscitos, audiencias, consultas, movilizaciones, marchas, huelgas, consejos, encuentros, congresos, veedurías, auto-gestión, etc. Particularmente se proponen los Cabildos Abiertos como espacios de discusión y decisión soberana, que buscan hacer realidad el derecho del pueblo a ser el constituyente primario. Ejerciendo desde allí la democracia popular directa y la decisión sobre los asuntos de interés para las mayorías.

• Ejercer plenamente la soberanía popular en todas las áreas de la vida social, mediante formas de decisión y de gestión mayoritaria, participativa y solidaria en la economía, el Estado y las demás actividades públicas y privadas. Así mismo, hacer de los derechos a la vida, la libertad, la igualdad y la justicia, atributos sustanciales que posibiliten la construcción de una democracia popular.

• La supresión de cualquier forma de discriminación por motivos de raza, religión, género u orientación sexual. Hecho que pasa tanto por el desarrollo material de relaciones sociales distintas a las propias del modelo económico vigente, como de nuevas formas de construcción simbólica y de perspectiva cultural, lejanas al culto del individualismo y al desconocimiento a la diversidad.

El proceso de construcción de Marcha Patriótica busca ser un aporte histórico en la articulación de las luchas sociales y populares, proponiéndose con un amplio espíritu unitario, al reconocer la existencia de otras propuestas de reivindicación social y política que hacen parte de las igualmente diversas tradiciones de resistencia en nuestro país. Es prioritario avanzar en todas las dinámicas de unidad de los movimientos sociales, populares y políticos. En tal sentido, la construcción del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica sienta también sus bases en el llamado al conjunto de organizaciones hermanas y amigas hacia el fortalecimiento decidido de los espacios de confluencia y unidad de acción que se han propuesto. A este tipo de escenarios aspira Marcha Patriótica llevar las propuestas de trabajo unitario fincadas en el respeto mutuo con otros procesos organizativos, la solidaridad, la generación de dinámicas de movilización y la construcción conjunta de propuestas programáticas básicas y comunes.

La Marcha define su carácter Patriótico por su compromiso indeclinable con la autodeterminación de los pueblos y su rechazo a cualquier forma de dominación imperialista y colonial, bajo los principios de solidaridad y cooperación con los pueblos del mundo. De igual manera, Marcha Patriótica recoge en su lenguaje y en su propuesta, la tradición emancipadora de nuestra primera independencia; reconoce la existencia en nuestra nación y en la región, de una tradición de lucha antiimperialista coherente al sentimiento y pensamiento critico latinoamericano; y reivindica una amplia gama de organizaciones y procesos de unidad a lo largo y ancho de la Patria Grande, así como los gobiernos progresistas del Continente.

La Marcha Patriótica propone la Segunda Independencia como un objetivo a conquistar, cuya búsqueda se da al valorar y rescatar adecuadamente nuestra Historia. Se plantea rescatar justamente las luchas de independencia que nos erigieron como República al dejar de ser colonias del imperio español sin desconocer las diferencias concretas con la situación actual, ni sus límites y vicisitudes pero reafirmando esa heroica gesta de los pueblos de América y sus ideales inconclusos, como referentes básicos para trabajar el presente y construir el futuro.

El Bicentenario, desde una perspectiva de ‘Segunda independencia’, exige rememorar sus mayores promesas incumplidas. La imposibilidad, por ejemplo, de realizar la integración latinoamericana desde la perspectiva de Martí y Bolívar; la construcción de verdaderas y soberanas Repúblicas en toda la región de Nuestra América con criterios multiétnicos y multiculturales. De ahí derivan sendas tareas de corte internacionalista, en las cuales la hermandad latinoamericana y la solidaridad entre los pueblos contra la dominación imperialista, representen la punta de lanza esencial para la construcción de la Patria Grande.

Marcha Patriótica convoca la acción de todos los colombianos y colombianas que se encuentren inconformes, indignados y hastiados de este presente lleno de pobreza, ignominia y muerte; deseosos de construir una Colombia verdaderamente democrática, con un modelo económico y político donde los derechos a la salud, educación, cultura, vivienda, recreación, sean una realidad para el conjunto de la población; un país donde se impida el robo de nuestros recursos naturales; un país donde la diferencia política sea un elemento esencial para el debate democrático; una nación soberana que erradique todo tipo de discriminación y forje la paz con justicia social, es decir, una Colombia que alcance la Segunda y Definitiva Independencia.

¡Somos la Generación del Bicentenario! ¡Todos y todas somos Marcha Patriótica!

¡Está en Marcha La Segunda y Definitiva Independencia!

 

El legado que nos constituye

El Movimiento Político y Social Marcha Patriótica (MAPA) surge como resultado de la convergencia de las luchas y aspiraciones de mujeres y hombres vinculados a diferentes sectores y propuestas organizativas.

Procesos profundamente comprometidos con la defensa de la causa popular e inspirados en el legado histórico de las luchas del pueblo colombiano por una verdadera y definitiva independencia, por una paz con justicia social, por la democracia, la soberanía y la Unidad Latinoamericana.

Marcha Patriótica se concibe como un Movimiento Político y Social que dinamiza la variedad de formas de organización y movilización en cualquier región de Colombia, independientemente de su sector, representatividad o cantidad.

La propuesta de transformación estructural que Marcha Patriótica presenta a las colombianas y los colombianos sienta sus bases en las históricas luchas populares de Colombia y América Latina. Así mismo, reconoce y participa en la heroica resistencia de las organizaciones sociales y populares ante la persecución y el exterminio al que se ven sometidas. Las valerosas luchas de campesinos y campesinas, afro-descendientes e indígenas; la resistencia de trabajadoras y trabajadores sindicalizados contra la devastadora aplicación del modelo neoliberal en campos y ciudades; la lucha sin cuartel de las organizaciones de derechos humanos, desplazados(as), ambientalistas, y prisioneros(as) de guerra; la combatividad del movimiento urbano, así como el renacer esperanzador de la lucha estudiantil, representan algunas de las tradiciones de resistencia que a lo largo de los últimos veinte años han forjado el espíritu y el propósito de Marcha Patriótica.

A finales de la década anterior surgen varios escenarios y procesos de convergencia para la lucha social y popular, trascendentales en la configuración del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica (MAPA).

El 19, 20 y 21 de julio de 2010 se llevó a cabo una movilización nacional la Marcha Patriótica y Cabildo Abierto por la Segunda y Definitiva Independencia que divulgó a los cuatro vientos los anhelos no realizados de un país verdaderamente soberano y democrático. Esta vez, no para exigir reivindicaciones específicas sino para buscar su concreción a través de la construcción de un nuevo proyecto político y económico para el país que soñamos. Así pues, en este marco del ascenso en la luchas populares en Colombia, lo que en 2010 se forjó como una valerosa jornada de movilización y discusión a lo largo y ancho de la patria, se ha venido consolidando como proceso organizativo de carácter nacional y hoy se constituye como Movimiento Político, Social, Democrático y Patriótico, capaz de recoger la potencia transformadora de la organización del pueblo.

Marcha Patriótica se concibe como un Movimiento Político, Democrático, Patriótico, Popular y Social de carácter amplio. Dicho proceso construye propuestas programáticas y de acción política para lograr las transformaciones profundas que el país necesita, sustentado en pilares esenciales como el profundo sentimiento de amor hacia el pueblo y el propósito de la construcción de una sociedad con democracia popular, en una nación soberana y libre. Los aspectos Político y Social se encuentran estrechamente ligados, ya que el ejercicio de las reivindicaciones sociales y populares se articula, abriendo la puerta hacia la lucha por la construcción de nuevas formas de poder.

La definición como Movimiento implica que más que una confluencia de individuos, Marcha Patriótica propone ser un proceso que articula actores colectivos plurales conformados por diversas organizaciones. La pertenencia a este Movimiento Político y Social se afirma en el propósito de fortalecer las organizaciones que lo conforman, entendiendo que son precisamente su base y núcleo. Toda forma de organización popular y democrática, partido, agrupamiento, iniciativa, plataforma, acciones puntuales, entre otros, puede hacer parte del Movimiento Marcha Patriótica, entendiendo que no promueve la disolución de las organizaciones sociales, políticas y populares que la conforman, sino que se edifica a partir de las agendas, propuestas y formas de acción política que tienen.

Hace parte de Marcha Patriótica toda forma de organización, partido, agrupamiento, iniciativa, colectivo y personas que asuman y quieran desarrollar el llamamiento, las conclusiones de los Cabildos y la Plataforma de Lucha del Movimiento Político y Social por la Segunda y Definitiva Independencia.

La Marcha Patriótica es concebida como una expresión del interés de vastos sectores sociales y populares que buscan eliminar las causas y condiciones estructurales de la problemática que configura el actual conflicto social, político, económico y armado que vive el país.

Las actividades de movilización de la Marcha no se limitan a la protesta y la reivindicación, en tanto que su naturaleza convoca a la práctica de las más diferentes formas de acción política, encaminadas a la conquista de transformaciones estructurales en las relaciones económicas, sociales y de poder. De ahí que se busque, mediante la lucha democrática y popular, la construcción de un nuevo poder de carácter popular encaminada a la transformación sustancial del Estado, en pos de la edificación de un NUEVO ORDEN SOCIAL realmente alternativo al vigente.

Entre los elementos constitutivos de la identidad colectiva que se ha venido forjando para este fin, se tienen:

• La reivindicación de las ancestrales luchas sociales y populares que se han llevado a cabo en nuestra América, desde la resistencia de la Cacica Gaitana y los cimarrones de los Palenques, promotores de las luchas de los pueblos indígenas y originarios, los afro-descendientes y el pueblo en general, quienes por más de cinco siglos se han opuesto al régimen colonial así como a la sucesión de diferentes modelos económicos, políticos y sociales excluyentes y depredadores de la naturaleza y de la dignidad humana.

• La recuperación de la memoria, la continuación del legado histórico de los diversos procesos, y experiencias políticas populares y patrióticas precedentes.

• El reconocimiento de que la única manera de acabar con la guerra en Colombia es la solución política al conflicto social, económico y armado, que contribuya a superar el conjunto de condiciones estructurales, propias del capitalismo y de su actual modelo neoliberal, que lo han generado y que lo siguen alimentando.

• La oposición a la oligarquía, compuesta por las élites económicas y los sectores políticos tradicionales, en estrecha alianza y dependencia con los capitales transnacionales. Una oligarquía promotora del terrorismo de Estado, de las más diversas formas de explotación de la clase trabajadora y de la acumulación de ganancias por la vía del despojo de recursos naturales, en función de sus intereses privados.

• La construcción de la Patria Grande Latinoamericana, como la soñaba Simón Bolívar, con el firme propósito de hacer efectivos los principios de Igualdad, Justicia, Libertad y Soberanía.

Democracia, organización social, unidad popular y espíritu latinoamericano: Los principios que nos guían

La Marcha Patriótica propone como pilares esenciales que forjan su propuesta: el desarrollo de las más amplias formas de movilización y lucha social, una concepción alternativa de la acción política, la construcción de una democracia popular, de propuestas unitarias de articulación social y el rechazo a todo tipo de imposición imperialista y colonialista.

El Movimiento Político y Social Marcha Patriótica (MAPA) comprende que las más diversas formas de movilización y organización social y popular son el camino más sólido para lograr las transformaciones que se propone. Las dinámicas locales de deliberación, planificación, gestión y control (asambleas, cabildos abiertos, encuentros, foros, constituyentes, veedurías, etc.) se proyectan para potenciar la movilización social en las calles, las plazas y los campos, pero también para crear y construir las políticas populares, que gui?en la lucha por la definitiva independencia. La metáfora del “marchar” pretende subrayar que los sectores populares nos organizamos para luchar colectivamente en una forma particular de la acción política: la movilización.

De igual manera, Marcha Patriótica afirma que es necesario transformar radicalmente el ejercicio de acción política promovido por las élites del país, claramente contrario a los intereses populares, demagógico y populista, que pretende una determinación del poder exclusivamente por quienes mantienen el control de las instituciones y del Estado. La Marcha Patriótica no reconoce las versiones de “democracia participativa” o la “deliberativa”, en tanto crean espacios de discusión y participación, pero usurpan a los sectores populares la posibilidad de decisión efectiva, bajo el esquema de “todos discutimos, pero ellos deciden”.

El Movimiento Marcha Patriótica -como movimiento nacido desde la diversidad y pluralidad de las organizaciones sociales que soñamos y actuamos con el fin de alcanzar otra situación para esta Colombia dolorida- busca ampliar el campo de la acción política, posicionándola al servicio del interés común, para poner freno a la depredación del capital nacional y transnacional que amenaza la supervivencia misma de la humanidad y la naturaleza. No se restringe, por lo tanto, a la designación de representantes mediante procedimientos electorales (que cada vez más cierran la participación a propuestas críticas y alternativas). Por el contrario, la política se desarrolla con las más diversas formas de participación, deliberación, definición y lucha, ejercidas por las organizaciones sociales, populares y las diferentes comunidades, en aras de reivindicar sus particularidades y construir una Colombia con justicia social, soberana, democrática y en paz. La que propone Marcha Patriótica es una democracia contrapuesta a la democracia ficticia que caracteriza a nuestro país, en la que la voz disidente es perseguida, estigmatizada y aniquilada, dejando a su paso una trágica estela de líderes asesinados, desplazados y exiliados, a la par con las y los miles de prisioneras y prisioneros políticos permanentemente maltratados y cuya condición y existencia es negada por el régimen. Es fundamental avanzar hacia una democracia con carácter popular, real, directo, comunitario y autogestionario, es decir, una democracia que propenda por una participación real del pueblo en la construcción de poder desde la base, encaminada hacia el control y administración del Estado para transformar las lógicas de desigualdad, opresión, discriminación y violencia.

Una democracia de corte popular tiene como eje fundamental la capacidad de las organizaciones y procesos sociales para discutir propuestas, definirlas y llevarlas a cabo, incidiendo de manera efectiva en los destinos del país y sus diferentes regiones. De ahí la trascendencia cardinal que representan para la Marcha Patriótica escenarios de construcción y acción política como los cabildos abiertos y las constituyentes por la solución política, que se convierten en herramienta central para el ejercicio pleno del poder popular.

La Marcha Patriótica no comparte las versiones falseadas de la democracia. Trabaja por la edificación de una nueva democracia de amplia participación popular, que tenga como fundamentos, entre otros:

• Generalizar todas las iniciativas que favorezcan la deliberación y la decisión popular sobre los más diversos aspectos estratégicos nacionales, regionales y locales; iniciativas tales como los cabildos, constituyentes, plebiscitos, audiencias, consultas, movilizaciones, marchas, huelgas, consejos, encuentros, congresos, veedurías, auto-gestión, etc. Particularmente se proponen los Cabildos Abiertos como espacios de discusión y decisión soberana, que buscan hacer realidad el derecho del pueblo a ser el constituyente primario. Ejerciendo desde allí la democracia popular directa y la decisión sobre los asuntos de interés para las mayorías.

• Ejercer plenamente la soberanía popular en todas las áreas de la vida social, mediante formas de decisión y de gestión mayoritaria, participativa y solidaria en la economía, el Estado y las demás actividades públicas y privadas. Así mismo, hacer de los derechos a la vida, la libertad, la igualdad y la justicia, atributos sustanciales que posibiliten la construcción de una democracia popular.

• La supresión de cualquier forma de discriminación por motivos de raza, religión, género u orientación sexual. Hecho que pasa tanto por el desarrollo material de relaciones sociales distintas a las propias del modelo económico vigente, como de nuevas formas de construcción simbólica y de perspectiva cultural, lejanas al culto del individualismo y al desconocimiento a la diversidad.

El proceso de construcción de Marcha Patriótica busca ser un aporte histórico en la articulación de las luchas sociales y populares, proponiéndose con un amplio espíritu unitario, al reconocer la existencia de otras propuestas de reivindicación social y política que hacen parte de las igualmente diversas tradiciones de resistencia en nuestro país. Es prioritario avanzar en todas las dinámicas de unidad de los movimientos sociales, populares y políticos. En tal sentido, la construcción del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica sienta también sus bases en el llamado al conjunto de organizaciones hermanas y amigas hacia el fortalecimiento decidido de los espacios de confluencia y unidad de acción que se han propuesto. A este tipo de escenarios aspira Marcha Patriótica llevar las propuestas de trabajo unitario fincadas en el respeto mutuo con otros procesos organizativos, la solidaridad, la generación de dinámicas de movilización y la construcción conjunta de propuestas programáticas básicas y comunes.

La Marcha define su carácter Patriótico por su compromiso indeclinable con la autodeterminación de los pueblos y su rechazo a cualquier forma de dominación imperialista y colonial, bajo los principios de solidaridad y cooperación con los pueblos del mundo. De igual manera, Marcha Patriótica recoge en su lenguaje y en su propuesta, la tradición emancipadora de nuestra primera independencia; reconoce la existencia en nuestra nación y en la región, de una tradición de lucha antiimperialista coherente al sentimiento y pensamiento critico latinoamericano; y reivindica una amplia gama de organizaciones y procesos de unidad a lo largo y ancho de la Patria Grande, así como los gobiernos progresistas del Continente.

La Marcha Patriótica propone la Segunda Independencia como un objetivo a conquistar, cuya búsqueda se da al valorar y rescatar adecuadamente nuestra Historia. Se plantea rescatar justamente las luchas de independencia que nos erigieron como República al dejar de ser colonias del imperio español sin desconocer las diferencias concretas con la situación actual, ni sus límites y vicisitudes pero reafirmando esa heroica gesta de los pueblos de América y sus ideales inconclusos, como referentes básicos para trabajar el presente y construir el futuro.

El Bicentenario, desde una perspectiva de ‘Segunda independencia’, exige rememorar sus mayores promesas incumplidas. La imposibilidad, por ejemplo, de realizar la integración latinoamericana desde la perspectiva de Martí y Bolívar; la construcción de verdaderas y soberanas Repúblicas en toda la región de Nuestra América con criterios multiétnicos y multiculturales. De ahí derivan sendas tareas de corte internacionalista, en las cuales la hermandad latinoamericana y la solidaridad entre los pueblos contra la dominación imperialista, representen la punta de lanza esencial para la construcción de la Patria Grande.

Marcha Patriótica convoca la acción de todos los colombianos y colombianas que se encuentren inconformes, indignados y hastiados de este presente lleno de pobreza, ignominia y muerte; deseosos de construir una Colombia verdaderamente democrática, con un modelo económico y político donde los derechos a la salud, educación, cultura, vivienda, recreación, sean una realidad para el conjunto de la población; un país donde se impida el robo de nuestros recursos naturales; un país donde la diferencia política sea un elemento esencial para el debate democrático; una nación soberana que erradique todo tipo de discriminación y forje la paz con justicia social, es decir, una Colombia que alcance la Segunda y Definitiva Independencia.

¡Somos la Generación del Bicentenario! ¡Todos y todas somos Marcha Patriótica!

¡Está en Marcha La Segunda y Definitiva Independencia!

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement