Durante más de 200 años los poderosos han impuesto para Colombia un proyecto de nación que, basado en sus intereses y en la explotación de los trabajadores, sume en condiciones de oprobio y miseria al pueblo con el fin de mantener y defender los mezquinos privilegios de una clase a costa del hambre de los sectores sociales y populares. Los colombianos y colombianas hemos resistido históricamente las políticas de los poderosos, de las élites. Ha llegado el momento en el que el pueblo unifique y despliegue aún más su creatividad, sus iniciativas y deseos, en la construcción de un modelo de país alternativo.

Un modelo de país en el que se sientan recogidas, representadas e interpretadas todas las personas, organizaciones, partidos, agrupamientos, iniciativas, plataformas y acciones que busquen una participación directa en la construcción de una nueva nación.

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement