Carta a Ángela Hernández

LGBTI
Typography
 

Diputada de Santander en contra de la ley 1620 de 2013 que garantiza derechos de persona LGBT en los colegios

Saludo no tan cordial


Usted sabía que la libertad de cultos no puede estar por encima de otras libertades, como la libertad de expresión y libre desarrollo de la personalidad, que la libertad de cultos tampoco está por encima de nuestro derecho a la educación y a un ambiente sano, sabía que para ser colombiano no se necesita ser cristiano y que la ley es para todos, cristianos, evangélicos, musulmanes, agnósticos y ateos, sabía que nuestro país se ha declarado un país laico y no es una teocracia como Irán o Yemen, sabía que la ley es una obligación y no se la inventan unos cuantos, es una norma constitucional, no viene de libros fantásticos como en los que usted cree, surgió después de un proceso de diálogo nacional donde se reunieron varias fuerzas políticas del país para determinar los principios que rigen esta nación.

Sus principios no son principios universales, son dogmas particulares de una persona educada en una creencia en particular, que a mi parecer es supersticiosa y lastimera. Pero yo no estoy pidiendo por eso que saquen a las personas religiosas con las que estudio, me gusta debatir con ellos e incluso, llegamos a algunos acuerdos.

Yo también fui religioso y entiendo la experiencia espiritual que brinda una comunidad religiosa, pero me salí de esa caverna cuando salí del clóset porque personas como usted me hicieron creer que yo era un pecador, un criminal, una especie de violador, cuando lo único que sentía era lo que siente normalmente un chico por una chica, solo que yo lo sentía por los chicos, algo tan común en toda la historia y en todas las culturas, crean o no que es pecado.

Creo que muchas personas se pueden identificar con esta experiencia, algunos siguieron siendo religiosas, pero con el gran cambio de comprender que su dios los ama como son, porque se supone que es un dios de amor, no de odio como en el que supongo usted cree, ese mismo que pide que lapiden a una mujer infiel, que las manda a callar cuando habla un hombre o la consideran impura por tener su ciclo menstrual natural. Eso sí es innatural, esa creencia que separa el alma del cuerpo.

Nadie está obligando a nadie a que se vuelva homosexual o acepte su identidad de género (Diferencia que usted no comprende porque está ciega al igual que un fundamentalista islámico), nosotros existimos, estamos en todos lados, aunque quieran disciplinarnos, aunque nos toque fingir por mucho tiempo, no vamos a dejar de existir, porque esto que somos si es natural, y es una de las principales características de la vida: la diversidad. Sin diversidad no hay vida, así es la biología.

Ustedes son los que nos obligan a negar nuestros cuerpos, nuestros sentires naturales, todo por creer en una religión inventada hace tantos años por un pueblo totalmente lejano a nosotros, ustedes son los que nos han obligado a orar a un dios que no era nuestro, ustedes son los que nos han obligado a la fuerza a cortarnos el pelo corto para lucir como hombres violentos que van a la guerra o a vestirnos de rosado para ser esclavas eternas de las labores domésticas.

También crecimos lamentablemente en familias con personas como usted que, aunque sea tan joven, piensa como un anciano, personas que por su fanatismo extremista le imponen a otros sus reglas que biológicamente no tienen nada que ver con cómo se siente cada cuerpo. Hay niños que siempre se han sentido mal porque personas como usted, llena de odio y rencor religioso, las han hecho sentir como enfermos, como criminales, como seres malditos, cuando los verdaderos criminales son ustedes de llevar a cientos de personas al suicidio por sentirse mal porque su interpretación de dios (errónea y para nada cristiana) les niega la posibilidad de ser felices.

Repudio, solo me queda repudiarla como a una idólatra, como a un verdugo, como a una farisea, repudiarla por sus mensajes de odio a quienes somos inocentes y vivimos nuestra sexualidad con libertad y no con miedo como usted. Lo mejor es que personas como usted están pasadas de moda, como el Procurador, como Viviane Morales, son personas que no van a ser recordadas por sus buenas acciones sino por su atraso y por su infamia. Me compadezco de usted y de la educación que la hizo la persona que es ahora. Ojalá hubiera tenido una vida en un mundo más diferente, se hubiera dado cuenta que aún siendo heterosexual, no tiene porque temernos. Pero tranquila, ese mundo ya lo estamos construyendo, todos los días, y estamos ganando. Sus nietos tendrán un futuro mejor, podrán decidir si les gustan las chicas o los chicos, si se sienten una mujer o un hombre, incluso, estamos luchando por un mundo tan libre en donde eso no importe, lo único que importará es que sean personas.

Lástima que esos descendientes suyos la vayan a recordar como una abuela de la que tendrán pena. AMÉN

 

Por: @JeanPaulSaumon


Marcha Patriotica Manizales

Advertisement
Advertisement
Advertisement