A la Juventud Rebelde de Colombia, en el año de la unidad por el logro de una paz con justicia social

Juvenil
Typography

Declaración política

II Encuentro Nacional Rebelde

I Primera Escuela Nacional de Dirigentes Juveniles

 

A la Juventud Rebelde de Colombia, en el año de la unidad juvenil por el logro de una paz como justicia social:

1.La paz requiere de un nuevo modelo político, económico y social. Mientras avanzan los diálogos de paz y se abre una ventana de posibilidades para reformas de orden social y político, el Gobierno nacional de manera tozuda –y en contravía de lo proyectado en la mesa de conversaciones– se empeña en mantener y desarrollar las recetas neoliberales, que siguen cargando la crisis a los humildes del país.

Una Colombia que se sume en la crisis global capitalista, debido a la baja del precio de las materias primas, ha visto reducida sus exportaciones en un 35% en el 2015 (fruto de los bajos precios del petróleo y del carbón). Siendo el caso mas evidente, la baja de ingresos petroleros a 3.3 billones para el año 2016, en comparación al 2013 donde se encontraban en 23.6 billones. Si a esto le sumamos la permanente destrucción del aparato productivo del país y la dependencia plena de productos vía TLC, la entrega de poco mas de la mitad de la energía del país a capitales privados mediante la venta de ISAGEN, el paquete de medidas de ajuste como la elevación del IVA, la Ley ZIDRES en contra el campesinado, entre muchas otras reformas que laceran a los sectores populares; vemos que sigue poniéndose sobre los hombros de los pobres del campo y la ciudad el peso de la crisis.

Ante esto, se hace preciso volcar nuestros esfuerzos organizativos hacia la movilización social, para desatar un Proceso Constituyente que brinde las garantías económicas y jurídicas para una paz estable y duradera.

2. No se puede seguir hablando de paz, mientras se mantiene una política de asedio y persecución al conjunto del movimiento social y político del país. El asesinato, las amenazas, el paramilitarismo y el encarcelamiento siguen presentes como mecanismos legales y extralegales para detener el avance del movimiento popular. La paz requiere, de manera urgente, que se desmonten las estructuras paramilitares y se libere a los miles de luchadoras y luchadores sociales que de manera injusta permanecen presos del régimen colombiano. Mas colegios y universidades, menos centros carcelarios. 

3.La paz como el logro de la Justicia Social, sólo será posible con el concurso de la sociedad colombiana en su conjunto. Las fuerzas vivas del campo popular, son factor fundamental para continuar dando un rumbo cierto a la disputa por la paz; de allí, que sea necesario seguir tejiendo esfuerzos unitarios, que logren articular y dar solidez a un amplio movimiento por la Paz y la Asamblea Nacional Constituyente. Poniendo la calle y la protesta, como espacio privilegiado del movimiento social y popular. Unidad para la paz, una realidad cierta, que debe mantener una marcha permanente hacia la consecución de un nuevo gobierno democrático y popular.

4.En la lucha y rebeldía de la juventud colombiana, florece la esperanza por construir una paz estable y duradera. Educación gratuita y de calidad, acceso a la tierra, participación política, trabajo digno y dignificante, deporte, ocio, arte y entretenimiento para una nueva cultura, desmilitarización de la vida juvenil, y muchas otras exigencias de la juventud de nuestro país, deberán ser los cantos animados que aviven el carnaval popular del Proceso Constituyente para la Colombia nueva.

Con irreverente alegría, entusiasmo desbordado e inventiva transformadora, la juventud Colombiana deberá buscar y hacer notar su importante papel en este tránsito histórico, hacia el fin del componente armado del conflicto. Reconociendo en la agenda de discusión de La Habana, una fuerza potencial para abrir el sendero hacia la realización de una Asamblea Nacional Constituyente, donde queden expresadas las necesidades y vindicaciones de los jóvenes colombianos. ANC como paso necesario, mas no último, hacia la democratización de la vida política y social de nuestro país, mediante un nuevo pacto social.

5.La paz es un Festival, que debe unir y poner en movimiento a la juventud Colombiana. Tendremos que tomar por asalto –con redoble de tambor y pinta en aerosol– las barriadas populares, las veredas y los colegios, las plazas y universidades, para que se estremezcan en un solo grito por la paz. Mediante la música y el teatro, el grafitti y el “picadito”, haremos de la paz un Festival Juvenil que junte las rebeldías y unifique las trayectorias y experiencias de trabajo de las y los jóvenes de nuestro país.

Llamamos a la Juventud Colombiana a ser parte activa en la concreción de la paz, mediante un amplio Festival Nacional Juvenil, que sea fruto del esfuerzo creativo y mancomunado de las múltiples expresiones de organización juvenil, al igual que todos y todas aquellas jóvenes que deseen aportar a la concreción de la paz en Colombia.

Avanzamos convencidos de la necesaria tarea de levantarnos como la Generación de la Paz y la Segunda y Definitiva Independencia, y así contribuir en la construcción de una Colombia bonita, amable y en paz, como ejercicio pleno de la Justicia Social.

 

27 de Enero de 2016

Resguardo Cañamomo-Lomaprieta, Riosucio, Caldas.

 

Tomado de http://www.jrcolombia.org

Advertisement
Advertisement
Advertisement