Mujeres indígenas tejiendo pensamiento para la defensa del territorio y la construcción de paz con justicia social

Indígena
Typography

Durante los días 12,13 y 14  de agosto de 2016,  en  territorio  ancestral Pijao en el  municipio de Natagaima al sur del Tolima, Colombia. Se realizó el primer gran dialogo nacional de mayoras, sabedoras y jóvenes indígenas como cuidadoras, ordenadoras y defensoras de la vida digna y la paz con justicia social. Primer encuentro de mujeres organizado por  la CONPI -Coordinación nacional de pueblos indígenas de Colombia-.

En esta  minga de pensamientos nos encontramos mujeres pertenecientes a los pueblos originarios dueños ancestrales de nuestros territorios dentro de ellos, el  pueblo Nasa de los departamentos del  Cauca, Meta, Nariño, Putumayo, Valle del Cauca y Caqueta, de la región Nariño el pueblo Awá y pueblo Pastos, así mismo  la participación del pueblo Misak y pueblo Inga, por parte de la región Caribe el pueblo Zenú desde los Montes de María, desde el Norte en el departamento de la Guajira el pueblo Wayüü, y como anfitrión el pueblo Pijao del centro del país. Allí tejimos nuestras luchas desde un principio originario como hijas de una misma madre tierra siendo herederas de nuestra Gran Cacica la Gaitana, fortaleciendo la unidad indígena que ratificamos la proclama de las 14.000 mujeres que acompañaron a Manuel Quintín Lame Chantre.

Desde la ley de origen y el derecho mayor las mujeres indígenas tenemos el reto fundamental de recuperar nuestro papel como defensoras, cuidadoras, ordenadoras de nuestros cuerpos, la familia, la comunidad, y el territorio. Retos que nos pensamos desde el fogón para recuperar el sentido del movimiento indígena, el cual ha sido desviado de su espíritu por aquellas políticas neoliberales que han fraccionado y debilitado nuestro proceso de lucha y resistencia milenaria. Al recorrer nuestra historia como movimiento indígena identificamos como hemos venido asumiendo el liderazgo en cada una de nuestras comunidades y organizaciones, buscando equilibrar la participación de las mujeres en estos espacios de toma de decisión, a partir de nuestros elementos de resistencia como los modos de producción ancestral, la conservación de nuestras semillas nativas, el desarrollo del pensamiento a través de la cosmovisión  de cada pueblo, que tenemos la responsabilidad de heredar a nuestros hijos e hijas con la transmisión del idioma propio y territorial.

Consideramos que la defensa de la vida y el territorio no puede ser una tarea aislada de nuestras comunidades indígenas, por la tanto proponemos lazos de unidad, solidaridad, fraternidad y compromiso con quienes compartimos el territorio como el campesinado, las comunidades afro descendientes y demás sectores no solo agrarios y rurales sino también aquellos urbanos con quienes nos identificamos en la necesidad de cambiar la historia de este país, tarea urgente que debemos asumir las mujeres indígenas desde cada una de nuestras cotidianidades.

Teniendo en cuenta lo anterior consideramos que los pueblos indígenas no podemos ser indiferentes al momento histórico que atraviesa el país en el cual se define la terminación del conflicto armado. Proceso en el cual hemos venido participando incluyendo el enfoque étnico en cada uno de los acuerdos y debemos prepararnos para ratificar nuestro SI en el plebiscito como herramienta principal para construir territorios de paz con justicia social, lo cual traducimos como el equilibrio y la armonía en la relación con la  Madre Naturaleza y la garantía de condiciones para  una vida digna de nuestros territorios y por ende nuestras comunidades.

Todo esto ha de ser posible si nos comprometemos en que cada acción, actividad, proyecto que recoja el espíritu de las tareas que nos hemos puesto en este primer encuentro y que seguiremos realizando en las próximas mingas de pensamiento en cada una de nuestras comunidades y posteriormente a nivel de todo nuestro territorio nacional.

Hoy más que nunca nos urge prepararnos para dar con más fuerza al proceso de lucha como guerreras que nos movilizamos y movilizaremos para seguir existiendo dignamente como pueblos originarios.

Elevado con múltiples y diversas voces de las mujeres indígenas reunidas en la plaza pública de la Constitución del municipio de Natagaima a los 14 días del mes de Agosto de 2016 como fecha histórica para la nación en la que las mujeres llevamos la palabra, la cultura y la acción.

MUJERES CONPI

Advertisement
Advertisement
Advertisement