La vida de las comunidades que cultivan coca, amapola y marihuana

Campesino
Typography

En un video se plasma la cotidianidad detrás de los cultivos de uso ilícito y los anhelos de sustitución

Las personas que cultivan la coca, la amapola y la marihuana no son criminales sino víctimas de la exclusión permanente de los servicios y derechos básicos que toda persona debe tener garantizada por el Estado. 

Creer que los cultivos de uso ilícito deben ser castigados persiguiendo al cultivador es profundizar las condiciones de vulnerabilidad de millones de personas. Y en el caso de Colombia, es mantener la violencia del Estado contra comunidades pobres, que con esta actividad buscan reunir lo mínimo para sobrevivir en medio del olvido en el que están.

El cortometraje “Coccam, organización y lucha del campesinado colombiano” busca darle a conocer a Colombia las condiciones en que viven las comunidades cultivadoras de coca, amapola y marihuana. 

Es una herramienta pedagógica de Marcha Patriótica Cauca y de la Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana (Coccam) con la esperanza de recibir las garantías por parte del Estado para la sustitución concertada. Este es el anhelo que impulsa a las comunidades de la Coccam a organizarse en todo el país. 

Con este video, conoce cómo es un día de un cultivador de coca, amapola y marihuana. Siente sus necesidades materiales y súmate a sus reivindicaciones: ¡Sustitución concertada sí, erradicación forzada no!

 

Oficina de Prensa Marcha Patriótica

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement