Campesinos saludan la decisión de las Farc y el Gobierno de llegar a un acuerdo sobre la instalación de la zona de normalización en Caño Indio 

Campesino
Typography

Caño Indio 28 de enero de 2017

 

Comunicado conjunto

 

Las Juntas  de Accion Comunal de las veredas Caño Indio, Chiquinquira, Palmeras Mirador,  Progreso 2, los comités de sustitución de La COCCAM y La Asociación Campesina Del Catatumbo, saludamos con gran alegría y esperanza la decisión de las FARC-EP  y el Gobierno Nacional de llegar a un acuerdo sobre la instalación de la Zona Veredal Transitoria de normalización en la vereda caño indio, municipio de Tibú, norte Santander.

 

Estamos plenamente convencidos que la ZVTN, además de garantizar  la reincorporación a la vida civil, política y económica del Frente 33 de las FARC-EP que hace presencia en nuestro territorio, es un avance fundamental  en la implementación del acuerdo final,  permitiendo  el desarrollo social y económico de nuestra región, históricamente abandonada por el Estado.

 

En ese sentido, el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, en su punto 4 “solución al Problema De Las Drogas Ilícitas”  abre caminos para la participación activa de las comunidades en la construcción del PISDA para la sustitución concertada y la puesta en marcha de proyectos que permitan el tránsito de cultivadores y trabajadores de cultivos de uso ilícito, hacia encomías campesinas sostenibles. 

 

La elección de la vereda Caño indio, como ZVTN en Norte de Santander,  es el reconocimiento a la resistencia y lucha campesina por la paz con justicia social, la tenencia de la tierra, la defensa del territorio y los derechos humanos reivindicados en las marchas y movilizaciones campesinas.

 

En el marco de todo lo anterior se ha llegado al siguiente acuerdo entre las comunidades campesinas y el Gobierno Nacional, con el acompañamiento de las FARC-EP:

 

Durante el primer año el gobierno entregara a las comunidades

 

Un millón de pesos mensuales de remuneración por actividades de sustitución de cultivos, preparación de tierras para siembras legales o trabajo en obras públicas de interés comunitario, hasta por 12 meses para campesinos con cultivos o sin cultivos de uso ilícito.

 

Un millón 800.000 mil pesos para la implementación de proyectos de autosostenimiento y seguridad alimentaria por una sola vez, tales como cultivos de pancoger y cría de especies menores.

 

Nueve millones de pesos por una sola vez, para adecuación y ejecución de proyectos de ciclo corto e ingreso rápido como piscicultura, avicultura, entre otros.

 

A partir del segundo año, para asegurar a las familias mejores ingresos y condiciones de vida dignas, el Gobierno Nacional invertirá por familia, hasta diez millones de pesos en proyectos productivos y sufragar mano de obra.  Adicional se creará una línea de crédito especial.

 

Adicionalmente, se contará con asistencia técnica durante todo el proceso, con un costo aproximado de tres millones 200.000 mil pesos por familia. Se estima que más de 660 técnicos y profesionales agropecuarios se movilizarán para acompañar a las comunidades.

 

La inversión en sustitución voluntaria produce resultados sostenibles, genera oportunidades territoriales e incide en la calidad de vida. 

 

De esta manera, el PNIS, en cabeza del Gobierno Nacional, con el firme compromiso de las FARC-EP y con la participación directa y activa de las comunidades de los territorios afectados por cultivos de uso ilícito, dan el primer paso para la transformación estructural del campo, condición necesaria para la construcción de una Paz Estable y Duradera.

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement