El Partido de Izquierda Europea solicita al Gobierno colombiano cumplir lo pactado

Internacional
Typography

Bruselas, 21 de noviembre de 2017

El Partido de la Izquierda Europea (PIE) celebró y felicitó a ambas partes que firmaron los Acuerdos de Paz de La Habana.    No cabe duda de que fue un hito histórico que necesitó de una gran disposición y buena voluntad tanto por parte del Gobierno colombiano como de las FARC.

En el PIE sabemos que un acuerdo de esta magnitud requiere de que ambas partes sepan que tras la firma viene lo más importante: la implementación y el camino a recorrer siempre bajo lo establecido, lo firmado y lo pactado de cómo y de qué manera se debe hacer este recorrido. Y que se entienda que el recorrido hay que hacerlo sin trampas y sin cambiar las reglas de lo acordado.

Hoy,  el PIE constata con estupor que  se están cambiando unilateralmente las reglas del recorrido hacia la verdadera Paz al tergiversar y manipular lo que se había acordado con respecto a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), que es el corazón de los acuerdos de Paz. 

El Partido de la Izquierda Europea denuncia el atropello por parte de la Corte de Justicia, la Fiscalía general y el Congreso reinterpretando los Acuerdos obligando a los miembros de las FARC a presentarse y dejando a libre elección de acudir a la Corte a lo que denominan civiles, esto es a paramilitares, oligarcas o cargos públicos que en el nombre de Colombia llevaron a cabo atrocidades contra la población del país y que tomaron decisiones y acciones que sumieron al pueblo colombiano en un desastre humanitario.  Esta reinterpretación de lo acordado es solo para defender los intereses y beneficiar a un puñado de individuos que ahora quieren burlarse de los Acuerdos de Paz de la Habana y eludir la ley.   

El PIE rechaza cualquier intento de tenderle una trampa a la Paz por aquellos que mueven los hilos de la injusticia, la desigualdad y el menosprecio al pueblo colombiano. 

El PIE demanda el respeto por lo firmado reconociendo, claro está,  la necesidad de que las partes recorran el camino juntos en un diálogo legal y responsable. La Comunidad Internacional se tiene que hacer eco de este atropello y la Corte Penal Internacional debe hacerse cargo del tema e impedir este incumplimiento sin precedentes de los acuerdos.

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement