Gratuidad de la educación superior: abramos el debate en Colombia

Internacional
Typography

El congreso chileno promulgó una ley que establece parcialmente la gratuidad de la educación superior. La medida, que se aplicará en un país que ha servido de modelo para el gobierno colombiano, debe servir para el debate sobre la situación de nuestra educación universitaria

El Congreso chileno acaba de aprobar una ley que garantiza la gratuidad a los sectores más vulnerables que accedan a la educación universitaria en el 2016. La medida, si bien tiene alcances limitados, es un triunfo de la movilización que impulsaron desde el 2011 el estudiantado y otros sectores sociales.

La presidente Michelle Bachelet celebró el triunfo de la iniciativa, una de sus banderas en su pasada campaña presidencial, que no obstante tiene algunas limitaciones.

La Oficina de Prensa de Marcha Patriótica dialogó con María Alejandra Rojas, secretaria general de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), sobre esta medida.

“Aunque hay un avance, esa gratuidad sigue estando basada en la mercantilización y en un modelo privatizado, a través de la focalización y de los subsidios”, explica.

Para la dirigente estudiantil, “hay que mirar el conjunto del sistema educativo y hay que replantearlo. Considero que es un grandísimo avance que el tema esté posicionado en la sociedad chilena. Estas medidas son progresivas. Pero si no se replantea el modelo educativo de manera integral, no se conseguirá nada”.

La ley aprobada por el parlamento chileno beneficiará a partir del 2016 a los estudiantes pertenecientes al 50 por ciento más vulnerable de la sociedad, matriculados en las universidades estatales y en las privadas sin fines de lucro.

María Alejandra Rojas asegura que Chile, uno de los países pioneros en aplicar el modelo neoliberal, generalmente ha sido un referente para Colombia. Y que si allá se está avanzando en la discusión de la gratuidad, acá debemos dar ese debate también.

“Esa medida hay que tenerla en perspectiva y dar el debate. Acá tenemos el programa ‘Ser pilo paga’, que en realidad son unas becas-crédito. Con él, los recursos van a las universidades privadas, pero no se fortalece la universidad pública”, sostiene.

Por eso, la ley que acaba de aprobarse en Chile debe servir también como referente para el debate sobre la situación de la universidad superior en Colombia, en particular el sector público, que demanda financiación y fortalecimiento estatal.

“Para la gratuidad se necesita replantear el modelo educativo. Abramos también el debate en Colombia”, concluye la dirigente de la FEU, organización integrante de Marcha Patriótica que, junto con otros procesos, ha impulsado importantes movilizaciones en defensa de la educación pública nacional.

La norma acogida por el Estado chileno beneficiará a unos 200.000 estudiantes. “Como país, dimos un paso importante en el camino de la gratuidad en la educación superior, un paso que hace tres años era impensable y parecía imposible de realizar”, expresó Bachelet al aprobarse su proyecto.

 

@CamiloRuedaN
Oficina Prensa Marcha Patriótica 

Advertisement
Advertisement
Advertisement