Gobierno vuelve a “dejar plantados” a campesinos que habitan Parques Naturales

Actualidad
Typography

Este 23 de mayo tuvo lugar en el Congreso de la República el debate “Parques Nacionales con campesinos: Resolución de conflictos territoriales en el contexto de posacuerdo”, que tenía como objetivo analizar los conflictos territoriales de las comunidades campesinas que habitan en áreas del Sistema Nacional de Parques Naturales.

El primer panel, con la participación de un delegado campesino (Marco Salcedo), un experto en ordenamiento territorial (Sergio Borda) y un ambientalista (Hernán Darío Correa) contextualizó a los asistentes al respecto de la normatividad vigente, según la cual no puede haber personas habitando en áreas declaradas Parques Nacionales Naturales (PNN). Sin embargo, en la realidad, muchos de los parques existentes fueron constituidos cuando ya había comunidades campesinas habitando esas regiones.

Los procesos de desplazamiento forzado, generados por la violencia, obligaron a campesinos a colonizar áreas de selvas vírgenes y a extender la frontera agrícola. El desconocimiento de esta realidad hizo que, mientras estas áreas se poblaban progresivamente, el ordenamiento territorial y ambiental avanzara desconociendo el componente humano que se extendía en los ecosistemas protegidos.

Para Marco Salcedo, miembro de la Asociación Campesina Ambiental del Losada-Guayabero (ASCAL-G) y delegado campesino en la Mesa de Concertación que tiene PNN con las comunidades que habitan estas áreas, la solución a dicha conflictividad no puede ser el desalojo de los campesinos. Salcedo sostuvo que las comunidades campesinas se han encargado históricamente de conservar el ambiente, protegiendo la biodiversidad y defendiendo los recursos naturales de las amenazas externas que se ciernen sobre ellos: megaminería, licencias petroleras, ganadería extensiva, monocultivos, etc.

El segundo panel, del que participaron Carlos Tapia (Instituto Von Humboldt), Catalina Toro (Universidad Nacional) y Danilo Hernández (delegado campesino del Proceso de Unidad del Suroccidente Colombiano, PUPSOC) expuso las propuestas campesinas que buscan dar solución a esta conflictividad. 

Para Catalina Toro, el modelo de conservación implementado desde el Estado se ha caracterizado por ser “centralizado, autoritario y despojador”, confrontando a campesinos y ambientalistas sin discutir el modelo económico que depreda el ambiente. Según la profesora, mientras el gobierno y, particularmente PNN, profundizan el rechazo a la presencia de campesinos en parques, continúan otorgando licencias de exploración minera, de tala maderera y de explotación petrolera.

Por su parte, Carlos Tapia considera que el escenario de posacuerdo es la mejor oportunidad para resolver el conflicto PNN-campesinos. Sostiene que existen argumentos políticos, sociales y biológicos que demuestran que la conservación de ecosistemas no es excluyente con la presencia de comunidades campesinas y que, lamentablemente, mientras las investigaciones sobre la conservación avanzan, el marco institucional continúa siendo el mismo. Así las cosas, lo necesario para resolver el conflicto es hacer una modificación normativa que haga coincidir la reglamentación del Sistema de Parques Nacionales con la realidad de los territorios y las comunidades.

Danilo, en su calidad de representante de los campesinos, argumentó que las comunidades campesinas han protegido el territorio mejor que cualquier institución, en tanto su relación con el ambiente es de vida. A él le deben su subsistencia, y atentar contra los ecosistemas es atentar contra ellos mismos. Reiteró que las comunidades no están pidiendo que les escrituren los parques, sino que se haga un ajuste normativo que reconozca a los campesinos su condición de sujetos de conservación, al tiempo que su derecho al territorio. Este ajuste normativo ya tiene una versión propuesta y construida por los campesinos que asisten a la Mesa de Concertación con PNN.

En el debate brillaron por su ausencia los representantes del Ministerio de Ambiente y de Parques Nacionales Naturales, pese a la invitación que les extendió la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina y la Universidad Nacional. Quienes sí participaron fueron los representantes a la Cámara Alirio Uribe y Ángela María Robledo, quienes señalaron de manera enfática que harán llegar una carta de protesta a las instituciones por no participar en el espacio.

La conclusión a la que se aproximó el debate es que el interés común que existe entre el gobierno y los campesinos es el de conservar el ambiente y los ecosistemas de las áreas protegidas, por lo que lo urgente es llegar a acuerdos y establecer rutas de acción que permitan entender los derechos de la naturaleza, de forma articulada con los derechos del campesinado. 

 

Oficina de Prensa Marcha Patriótica

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement