¿Qué pasa con el aire de Medellín?

Regionales
Typography

Tras superar una alerta roja en marzo, la capital antioqueña ha vuelto a presentar índices preocupantes de contaminación ambiental

 

La ciudad de Medellín vivió el fin de semana pasado una nueva crisis ambiental por cuenta de la calidad de su aire. Las autoridades del Área Metropolitana del Valle de Aburrá decretaron desde el jueves 7 de abril una alerta naranja, que se prolongó hasta el lunes 10.

 

Si bien esta alerta no contemplaba restricciones, sí fue una alarma para grupos sensibles, como menores, adultos mayores, mujeres en estado de embarazo y personas con enfermedades respiratorias.

 

El Valle de Aburrá, que incluye a la capital antioqueña y a otros nueve municipios conurbados, venía de superar una alerta roja por cuenta de los altos índices de contaminación de su aire que se presentaron en marzo.

 

Las razones de esta situación se ubican en las emisiones contaminantes, principalmente las causadas por el parque vehicular. También por los insuficientes resultados de las regulaciones oficiales ante una situación que, por ejemplo, podría causar cáncer de pulmón, según estudios científicos.

 

Las autoridades han sugerido medidas como usar el transporte público y métodos alternativos de movilización como la bicicleta; evitar el uso del carro particular; y hacer reuniones y trámites por vías electrónicas.

 

La capital antioqueña también implementa el “pico y placa”, es decir la restricción a la circulación vehicular de forma aleatoria.

 

Sin embargo, estas medidas han resultado ineficientes, dado que se ha recaído en los niveles críticos de la contaminación del aire. En otras palabras, fueron paños de agua tibia para una situación que requiere de medidas de fondo, como planes de reforestación, el cambio en un modelo de transporte que privilegia el carro particular, y la promoción del uso de la bicicleta y métodos alternativos de movilidad.

 

Además, la situación de Medellín debe servir de alerta a las demás ciudades del país, donde cada año se incrementa el número de vehículos particulares, que a mediano y largo plazo afectarán no sólo el ambiente sino la movilidad.

 

Oficina de Prensa Marcha Patriótica

Advertisement
Advertisement
Advertisement