El paramilitarismo, el principal enemigo de la paz en el Catatumbo 

Regionales
Typography

Amenazan de muerte a un grupo de líderes sociales de Norte de Santander

 

En  la noche del pasado martes 28 de marzo, el dirigente agrario Juan Carlos Quintero, miembro de la Asociación Campesina del Catatumbo y de Marcha Patriótica en Norte de Santander, fue amenazado de muerte por el grupo paramilitar “Los Urabeños”. 

 

La amenaza fue enviada por mensaje de texto a su teléfono celular y en ella se advierte a Quintero que ha sido declarado “objetivo militar” por parte de ese grupo criminal. Además de Quintero, otros integrantes de la Asociación Campesina del Catatumbo, de la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina y la representante de Voces de Paz, Judith Maldonado, son también amenazados de muerte. 

 

Ante la gravedad de los hechos, Juventud Rebelde denunció públicamente la amenaza, esperando que el Estado proteja la vida e integridad de las personas mencionadas. Igualmente, llama la atención que a pesar de las reiteradas denuncias sobre la existencia de estos grupos en la región del Catatumbo, el gobierno continúa negando su existencia. 

 

Sin embargo, la presencia paramilitar en esa región es latente. Por ejemplo, el Ejército venezolano desmanteló recientemente un campamento paramilitar en la zona de frontera, como registró la cadena internacional Telesur. En el sitio se hallaban decenas de hombres de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, grupo paramilitar que opera actualmente en varias zonas del país.

 

Mientras no se desarticule efectivamente el paramilitarismo, éste seguirá cobrando víctimas fatales. Quienes corren el mayor peligro siguen siendo los dirigentes sociales y defensores de derechos humanos, quienes sueñan ver una Colombia en paz. A la espera de garantías quedan las personas amenazadas, quienes además exigen al gobierno acciones urgentes para prevenir sucesos trágicos en el Catatumbo.

 

Oficina de Prensa Marcha Patriótica

Advertisement
Advertisement
Advertisement