“Moderno y en buen estado”: así es el arsenal dejado por las FARC

Análisis
Typography

Lanzacohetes, lanzagranadas y potentes fusiles se encuentran en el armamento que quedó en custodia de la ONU gracias al acuerdo de paz

 

El 27 de junio pasado, en Mesetas, Meta, se oficializó la dejación total de armas de las FARC como parte de los compromisos estipulados en el acuerdo de paz de La Habana. Ese día quedaron en custodia de la ONU un total de 7.132 armas que portaba la militancia de las FARC, ahora en proceso de reincorporación a la vida civil.

 

La dejación de armas fue un proceso en el que el arsenal de las FARC quedó depositado en contenedores de la ONU. Estos contenedores serán extraídos de las zonas veredales para que el armamento almacenado en ellos sea destruido y fundido para construir tres monumentos.

 

En ese proceso, las partes difundieron algunas imágenes del armamento puesto en manos de la ONU. En ellas se pueden ver lanzacohetes, lanzagranadas y fusiles de diversas variedades y países de origen.

 

 

“El armamento entregado se ve en muy buen estado y es moderno”, dijo Erich Saumeth, consultor en defensa, al diario El Tiempo, sobre dicho arsenal.

 

Además del tradicional fusil AK-47, también se registraron fusiles Barret .50, de fabricación estadounidense, utilizada por francotiradores y avaluada en 11 mil dólares; así como M16, fusil de asalto con capacidad de tiro de 550 metros y que puede llegar a costar dos mil dólares.

 

Algunos fusiles Galil, de fabricación israelí y de uso oficial de los organismos del Estado colombiano, también reposan hoy en los contenedores de la ONU. Es probable que hayan pasado a manos de la insurgencia en medio de los combates y asaltos a bases militares de los últimos años.

 

Igualmente se pudo ver ametralladoras M-60 (de 8 mil dólares y provenientes de Estados Unidos), lanzacohetes RPG (rusos y de 11 mil dólares) y lanzagranadas Miklor MGL (provenientes de Suráfrica). Un armamento con el que es posible derribar aviones y helicópteros, y contener tanques de guerra, como lo señalaron analistas y expertos.

 

Municiones y explosivos también fueron desactivados por la ONU, en un proceso que culmina en agosto, cuando se espera la conversión definitiva de las FARC en movimiento político legal.

 

Gracias al acuerdo de paz, todo este arsenal quedó fuera de uso para que las armas no vuelvan a ser usadas en la política y su porte quede en monopolio definitivo del Estado.

 

Oficina de Prensa Marcha Patriótica

Advertisement
Advertisement
Advertisement