Inflando a Vargas Lleras, grandes medios inician su campaña presidencial

Análisis
Typography

La matriz mediática empieza a acomodarse de acuerdo a sus conveniencias: RCN es la voz del uribismo, Caracol responde a la mermelada santista y vargasllerista

Por María Paz González

La influencia del poder político en los medios de comunicación nacionales es evidente, la “Gran encuesta” realizada por Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA, a un año de la primera vuelta presidencial, inicia una estrategia para ordenarle a los colombianos por quien deben votar. El más opcionado hasta el momento, según ellos, es el golpeador de escoltas, el señor coscorrón, Germán Vargas Lleras.

Este señor es más peligroso que Álvaro Uribe, puesto que la secta del Centro Democrático es predecible, ellos son explícitos en sus pretensiones políticas. En cambio, Vargas “El Coscorrón” Lleras es un camaleón, se camufla según su conveniencia al igual que los miembros su partido político, quienes a pesar de estar llenos de investigaciones y casos de corrupción se atreven a seguir legislando. Cambio Radical siendo hoy uno de los grupos más influyentes de la política colombiana, a veces simula ser cercano a los sectores del Partido Liberal que apoyan el acuerdo de paz, en otras ocasiones revela que es cómplice de la extrema derecha uribista, como se pudo demostrar durante los debates de la Justicia Especial para la Paz.

La matriz mediática empieza a acomodarse de acuerdo a sus conveniencias: RCN es la voz del uribismo, Caracol responde a la mermelada santista y vargasllerista. Inician con tiempo suficiente el trabajo de manipulación. Desde ya envían el claro mensaje de oponerse a cualquier candidato que surja de las FARC y desinflan a los posibles candidatos que podrían tener cabida en un gobierno de transición, sacando a la paz de la agenda mediática.

Ahora, frente a las fuerzas democráticas que apoyan la paz, el panorama no es muy alentador, los sectores están de nuevo dispersos, promoviendo sus candidaturas de manera individual, sin cuestionar sus egos y en un debate estéril de lo que cada uno considera “verdadera izquierda”, mientras que la derecha avanza manipulando millones de colombianos que reproducen los discursos mediocres de los grandes medios de comunicación y entretienen a la audiencia con noticias parcializadas de Venezuela para mantenerlos indiferentes frente a lo que pasa en su patria, como sucede aún en el caso de la crisis humanitaria que se está viviendo en el pacífico colombiano, tierra que las élites han robado por décadas sin que Caracol o RCN les dedicarán ni el 1% del tiempo al aire.

Si la izquierda no reacciona a tiempo, si las noticias siguen siendo esos duros e inesperados golpes a la paz, si los medios de comunicación siguen enviándole mensajes tan pesimistas a los Colombianos con relación a lo pactado en la Habana, la gente no saldrá a votar por ningún candidato que promueva la implementación de lo pactado.

Ojalá no olviden los colombianos de a pie quién es Vargas Lleras, un personaje que le tiene asco a la clase trabajadora, ha maltratado ya a sus escoltas e insultado a población pobre, es un fiel representante de la clase arribista de la que proviene, al igual que Alejandro Ordóñez, quien dedicó su tiempo en un cargo público para vulnerar  derechos, ser misógino e imponer sus creencias religiosas para acabar con quienes pensaban distinto, para finalizar y como todo es posible en Macondo, no falta que en la extrema derecha se una el hambre con las ganas de comer mientras la izquierda sigue sin generar ningún movimiento.

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement