Cárcel  para el director del ICETEX no es ni la mitad del calvario que viven deudores

Análisis
Typography

El pasado lunes, el Juzgado Quinto Penal del Circuito de Cartagena ordenó el arresto de Andrés Vázquez, actual director del Instituto de Crédito Educativo y Becas en el Exterior Icetex. El directivo tendrá que pasar tres días en la Guarnición Militar Cantón Norte de Bogotá y pagar una multa correspondiente a tres salarios mínimos legales mensuales.

El arresto se ordena debido a que Vázquez desacató una tutela interpuesta por Yerly Calvo, quien había adquirido un crédito por 11 millones de pesos con la entidad en el año 2001, pero que denuncia haber pagado por un aproximado de 40 millones. Esta diferencia de montos fue el motivo que la llevó a presentar la acción legal al Icetex para revisión de lo que consideró irregularidades en su crédito. 

Sin embargo, los días de arresto y la multa por 2.213.151 (dos millones doscientos trece mil ciento cincuenta y un pesos) son bastante poco en comparación con el calvario que han vivido quienes mantienen crédito con el Instituto y que terminan pagando hasta el 300% del valor de la deuda por la suma de intereses.

Bajo la premisa “Icetex te arruina” las redes sociales han sido el canal que los ”clientes” de la entidad usan para denunciar los constantes abusos a los que se sienten sometidos.  En Twitter y Facebook se cuentan por cientos los casos de los deudores que, no solo ya han terminado de pagar el crédito adquirido y continúan debiendo la misma cifra dos y tres veces a cuenta de los intereses, sino que son hostigados por la entidad para hacer su pago.

Con llamadas a altas horas de la noche o incluso contactando a los empleadores del deudor con el fin de retener un porcentaje de su salario para cubrir la deuda, las entidades que Icetex han encargado para la cobranza replican el viejo modelo del “chepito” o del “gota a gota”. Así, amedrantan y amenazan, incluso violando el derecho al buen nombre o la privacidad, para obtener el pago. 

En noviembre del año pasado, cuando la revista Dinero le preguntó a Vásquez por su posición como director del Instituto ante las denuncias que inundaban las redes sociales, señaló que “De ninguna manera el Icetex va a permitir faltas de respeto, nosotros podemos recibir las reclamaciones que sean pero en términos normales” y que, inclusive, la entidad estaba abierta a cualquier debate e incluso a revisar casos particulares. Al parecer, este no fue el caso de la tutela de Yerly Calvo.

Ya en el 2006 la Asociación Colombiana de Usuarios de Préstamos Educativos (Acupe)  había señalado que “los préstamos que facilita el Gobierno por medio del Icetex, se han convertido en su negocio más lucrativo y que afecta la educación del pueblo colombiano” esto en contravía con lo que señala la Constitución Política al respecto de la educación como un derecho. 

Entender que para el gobierno la educación es un objeto de lucro, podría explicar la negativa de Vásquez por atender la tutela de Yerly Calvo (aun cuando se trata de un canal formal y legal), pues el interés del Icetex está lejos de beneficiar al estudiante que accede al crédito y está orientado a fortalecer el aparato financiero, no solo gubernamental sino especialmente de las entidades particulares que hacen la cobranza. 

 

Oficina de Prensa Marcha Patriótica

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement