Reglamentación de la JEP avanza a cuentagotas

Paz
Typography

Una de las normas clave para implementar el acuerdo de paz encuentra un camino empantanado. Al saboteo uribista se suman Cambio Radical y el fiscal

 

A cuentagotas y en un camino empantanado hace su trámite por el Congreso de la República el proyecto que reglamenta la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), una de las normas cruciales en la implementación del acuerdo de La Habana.

 

Luego de tres días de debates, sólo un 70 por ciento del proyecto ha sido aprobado en las comisiones primeras de Cámara y Senado.

 

Pese a que había una decisión política de los partidos de gobierno para aprobar la JEP, apenas 115 de los 162 artículos han recibido el visto bueno de las comisiones, y aún hace falta el trámite en plenarias.

 

De la aprobación de la JEP se ha apartado Cambio Radical, partido que pese a hacer parte de la “Unidad Nacional” (la coalición del gobierno de Juan Manuel Santos), sus directivos han expresado reparos al acuerdo de paz, y recientemente anunciaron no apoyar el trámite de la JEP.

 

Esta decisión fue tomada con la participación de Germán Vargas Lleras, ex vicepresidente de la República y hoy candidato presidencial, que pese a ser el líder de esa colectividad, optó por postularse con firmas.

 

Esta movida es interpretada por algunos líderes políticos y analistas como un temor de ese partido ante la JEP, pues congresistas, gobernadores y miembros de esa agrupación han sido procesados por sus relaciones con el paramilitarismo y por otros crímenes.

 

“¿Por qué Vargas Lleras y Cambio Radical tienen miedo a la JEP? Porque muchos de sus financieros y amigos promovieron grupos armados ilegales”, dijo, por ejemplo, el periodista Carlos Ruiz.

 

“Cambio Radical tiene 19 condenados por parapolítica y 44 investigados, creo que por eso le temen a la JEP”, aseguró por su parte Alirio Uribe, representante a la Cámara.

 

Si bien la marginación de Cambio Radical no alteró las mayorías para el trámite de la JEP, la norma ha enfrentado otros obstáculos, como los interpuestos por el fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, que se ha inmiscuido en el debate con reparos que buscan modificar aspectos de lo pactado en La Habana. También por las dilaciones de otros congresistas que no apoyan el acuerdo de paz y que apelan a maniobras para sabotear el “fast track”.

 

“La cínica alianza entre partidos políticos para promover el paramilitarismo, es la misma que descaradamente se opone a la JEP”, expresa Rodrigo Londoño, presidente del partido FARC, ante la resistencia que encuentra esta medida en el Congreso.

 

Camino empantanado

 

Este lunes, en su primera jornada, 102 artículos del proyecto que no tenían proposiciones fueron aprobados con 22 votos positivos en la Cámara y 12 en el Senado. Pero desde entonces el resto de la norma se ha venido tramitando a cuentagotas.

 

El martes se aprobaron otro paquete de artículos sustitutivos que hacen referencia a las víctimas. Y en la tercera jornada se anunció que otro grupo de artículos, que habían sido “objetados” por el fiscal Martínez, supuestamente se aclararon entre el funcionario y el gobierno a puerta cerrada.

 

“Lamentamos que en reunión entre gobierno y Fiscalía no se llegó a consensos sino a aceptar todas las exigencias de la Fiscalía, que sabemos busca beneficiar ciertos sectores”, expresó sobre ese encuentro Judith Maldonado, senadora de Voces de Paz.

 

Para empeorar el complejo panorama, este 4 de octubre la sesión debió ser levantada por falta de cuórum. Así que el respaldo político de la bancada de gobierno se sigue mostrando frágil y con poco compromiso hacia la paz. El debate se reprogramó para el 9 de octubre, cuando resten apenas ocho semanas para la finalización del procedimiento legislativo especial para la paz, o “fast track”.

 

Si bien ya un proyecto de la JEP fue tramitado por el Congreso, su reglamentación es clave para la puesta en marcha de este sistema restaurativo que busca establecer verdad, justicia y reparación para medio siglo de conflicto armado en Colombia.

 

Oficina de Prensa Marcha Patriótica

Advertisement
Advertisement
Advertisement