Filbo 2017: La última “toma” de las FARC

Paz
Typography

La XXX edición de la Feria Internacional del Libro de Bogotá será recordada como la última toma guerrillera antes de su tránsito a la civilidad

Hace apenas unos años era impensable ver a integrantes de las FARC como expositores, autores, panelistas o protagonistas de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo). Prácticamente no hubo día en la Feria en que no se hablara de la paz y de las FARC. Podríamos decir que las FARC se la tomaron, pero ya no con armas sino con palabras. También hay que destacar que la ciudadanía cada vez integra más a los guerrilleros y los acepta como parte del país. Lo sucedido en esta edición de la feria es sin duda un indicador claro de que la paz avanza y de que el país camina hacia la reconciliación.

En medio de la fiesta literaria más importante del país, en la que intelectuales y artistas destacados de distintos lugares del mundo presentan sus más recientes obras, las FARC participaron con libros de historia, poesía, arte y mucha pedagogía de paz. La trigésima edición de la Filbo será recordada como la última toma guerrillera antes de hacer su tránsito a la civilidad y convertirse en un partido político legal.

Esta toma será recordada como una incursión guerrillera en la que no hubo armas. Por el contrario, fue la puesta en escena de la gran producción documental y lírica de los intelectuales y artistas del grupo insurgente. Aunque parezca increíble, a pesar de las dificultades de la vida en el monte, los hombres y mujeres de las FARC han logrado producir gran cantidad de materiales escritos, pictóricos y musicales en los que han plasmado sus teorías políticas, sus sueños y vivencias, sus deseos de transformación social y sus propuestas de arte popular.

El alto volumen de publicaciones farianas inundó los pabellones de la Filbo 2017, en la que se destacaron algunos volúmenes como las reediciones de los cuadernos de campaña de Manuel Marulanda y Jacobo Arenas. 

Igualmente, fue un éxito el lanzamiento del poemario de Jesús Santrich, “Una prosa de amor para ella”, y la exposición de los más bellos cuadros de Inti Maleywa, guerrillera de las FARC. 

Además, hubo espacio para tertulias en las que el público asistente a la feria pudo intercambiar preguntas y puntos de vista con algunos dirigentes farianos que integraron la delegación de paz. Entre otros, participaron Iván Márquez, Carlos Antonio Lozada, Victoria Sandino y Sandra Ramírez (viuda de Manuel Marulanda). 

Finalmente, el cantautor vallenato Julián Conrado hizo vibrar el auditorio José Asunción Silva cuando cantó “Mensaje fariano” y el público coreó a una sola voz el coro de la canción: “porque amo la paz”.

A pesar de las críticas y reproches de quienes se resisten a ver a las FARC en eventos públicos, en las plazas de los pueblos y ciudades, en colegios y universidades, en el Congreso de la República o en algún club social, la guerrilla debe seguir participando de todos los espacios de la ciudadanía. 

Ese es el  mejor camino para un ejercicio pedagógico urgente y un proceso de reincorporación en el que todo el país debe participar activamente. Tolerancia, diálogo, pedagogía, letras y muchas reflexiones para la construcción de un nuevo país dejó la última toma de las FARC.

 

Oficina de Prensa Marcha Patriótica

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement