Las FARC denuncian precaria situación sanitaria en zonas veredales

Paz
Typography

Alirio Córdoba, del Bloque Martín Caballero, señala las dificultades que afrontan en Pondores (Guajira)

 

La situación sanitaria en Pondores, corregimiento de Conejo, en La Guajira, no es distinta a las demás Zonas Veredales Transitorias de Normalización (ZVTN), a donde las FARC se movilizaron para comenzar su tránsito a la vida civil, tras la dejación de armas en los próximos meses.

 

En entrevista con la Oficina de Prensa de Marcha Patriótica, Alirio Córdoba, del Bloque Martín Caballero de las FARC, explicó que la mayor preocupación es que esta zona veredal no cuenta con un sistema de salud adecuado, por lo que deben movilizarse a regiones cercanas para poder recibir atención médica. 

 

“Todavía seguimos resolviendo los problemas de la gente en lugares como Fonseca y San Juan, donde no hay medicina especializada ni mucho menos medicamentos. Acá lo que tenemos es una sala de primeros auxilios que está por debajo de las condiciones de nuestras enfermerías tradicionales”, dijo.

 

Resaltó que una población que tiene secuelas de la guerra como son lisiados, lesionados o los que requieren medicamentos específicos, mujeres embarazadas y algunos de edad avanzada, requieren atención médica inmediata.

 

Además señaló que han recibido a las distintas brigadas de salud, tal como quedó establecido en el acuerdo, pero que éstas “traen más fotógrafos que médicos”, y esto no resuelve el problema.

 

Alertó la restricción de los militares para que la población civil tenga acceso a Pondores, así como el impedimento para la salida de los integrantes del equipo de pedagogía de paz hacia el municipio de Villanueva, donde pretendían “explicar el acuerdo y su aplicación práctica en el territorio”. 

 

“El Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, llamó a los concejales y de alguna manera los intimidó de que estaban incurriendo en faltas disciplinarias y se suspendió esta actividad, así como otras que no se han hecho por la falta de voluntad del gobierno o porque tuviera miedo de nuestro contacto con la población, porque esto genera mucha expectativa en la gente”, denunció Córdoba.

 

Según él, las FARC han cumplido cada uno de los puntos del acuerdo pactado en La Habana y entraron en las zonas como un gesto de confianza con el gobierno, esperando mejores condiciones de vida. Sin embargo, la realidad es otra. Como se ha denunciado en distintas oportunidades, estas zonas aún no cuentan con los servicios básicos mínimos.

 

Oficina de Prensa Marcha Patriótica

Advertisement
Advertisement
Advertisement