Los artistas nos vinculamos, como sujetos ético políticos, a la solución política al conflicto.