No podemos permitir que se repita un exterminio a un movimiento social y político