Cómo disputar la democracia, lección de Podemos en España

Blogger Andres Gil
Typography
 

Por: @AndresEliasGil

Las encuestas de hace una semana dan a la alianza de izquierda “Unidos Podemos” como la segunda fuerza electoral de España por encima del PSOE y a cuatro puntos del Partido Popular de derecha y otra encuesta interna filtrada ayer ya da empate técnico, en otras palabras, hay probabilidades de que esta coalición de izquierda pueda ganar las elecciones este domingo o en el peor de los casos logre entre 80 y 100 diputados y juegue en serio en las alianzas para llegar al Gobierno. (En España el presidente se nombra por mayorías en el Parlamento). 

La ultima vez que una fuerza de izquierda diferente al PSOE llegó al poder en España fue si no estoy mal fue en 1931 con la Segunda República Española lo que dio origen a la guerra civil. ¿Cómo una fuerza que no pasa de cinco años logró 5 millones de votos y hoy tiene serias probabilidades de disputarle el poder al bipartidismo español? Sigo este fenómeno con atención y les comparto mis conclusiones:

1. Canalizar la sensibilidad indignada: “Decir las cosas con un nuevo empaque”

Las ideas de Unidos Podemos y más concretamente de Podemos, son en buena medida las mismas propuestas tradicionales de la izquierda pero con un nuevo empaque pensado para un público más amplio. Podemos propone fortalecer las educación y la salud pública, que los ricos paguen más impuestos, un nuevo modelo de desarrollo, frenar una corrupción que en España es tan aberrante como aquí…etc. ¿qué hay de diferente entre estas propuestas y la izquierda tradicional? Poco. La diferencia está en que Podemos no se enfocó en disputar los electores asiduos de la izquierda que son pocos, sino que se lanzaron por el votante joven y apolítico, apostaron por los abstencionistas que son millones y crecieron ahí. ¿Cómo lo lograron? No hacen política tradicional, no se visten como políticos, no hablan como políticos, no se financian como políticos porque en realidad ellos no son políticos tradicionales. 

Pablo Iglesias (camisa blanca) parece un luminotécnico que pasaba por ahí. No parece un político tradicional.

Un buen ejemplo de lo que acabo de exponer es “algo pasa con María” un excelente video dirigido a mujeres de clase trabajadora de España en el que uno termina con la piel de gallina. Si lo observan con atención, son propuestas de izquierda pero con un lenguaje fresco, sencillo, sincero y honesto, a mi me convence. 

2. Podemos es un movimiento mediático

Podemos no entró en dialéctica con los medios, literalmente se los tomó, su estrategia es social pero también es mediática, siempre están enfocados en dar golpes de opinión cuidadosamente preparados.

Carolina Bescansa diputada de Podemos se robó el show llevando a su bebé el primer día de sesiones del Congreso lo cual generó diversas  reacciones ya que nunca una parlamentaria lo había hecho. Cuando le preguntaron ella destacó el derecho de toda madre a criar sus hijos como quiera, el tema por supuesto fue portada en todos los medios.

3. “El pueblo unido jamás será vencido”

Podemos como plataforma electoral ha realizado alianzas con fuerzas progresistas de cada autonomía (les llaman mareas) y así participó en la elección de Ada Colau alcaldesa de Barcelona y Manuela Carmena alcaldesa de Madrid. Por esa misma línea Podemos y sus mareas hoy es también primera fuerza en el País Vasco, Valencia y Galicia.

Pero de cara a las presidenciales Podemos se unió con la izquierda tradicional de España, Izquierda Unida. Esta alianza no sólo juntó seis millones de votos (5 de Podemos 1 de IU) superando al PSOE en todas las encuestas sino que generó una sinergia mediática que los hizo  crecer hasta estar cerca al PP. 

He aquí una lección, Podemos ha sido capaz de aglutinar a los sectores tradicionales de la izquierda, a la gente liberal y a los socialdemócratas, feministas, animalistas, pequeños empresarios y sobre todo seduce a los indecisos y apolíticos. Podemos por sí sola no  habría logrado este crecimiento, uno de sus méritos es su habilidad y liderazgo para acoger fuerzas de todo tipo antes dispersas por España.

Para unirse no hay que ser los mejores amigos, se trata de que estratégicamente juguemos juntos, Podemos no es un grupo de “amigos de colegio” en su interior hay roces fuertes, Pablo Echenique tuvo tensiones con la dirigencia de Podemos el año pasado, el mismo Íñigo errejón el número dos tuvo tensiones con Iglesias en enero que costaron la salida de uno de sus importantes líderes de Madrid, por otro lado Alberto Garzón no es precisamente el mejor amigos de Pablo Iglesias. Pero juntos juegan, son fuertes y lo saben, por eso pase lo que pase Podemos o mejor, ahora Unidos Podemos privilegia la unidad.

4.  “Sólo sirve ganar, vamos por el poder”

Unidos Podemos no apuestan por el papel estoico de “perder con dignidad”; son como esos equipos de futbol que se mentalizan en ser campeones y piensan ello desde el primer partido, hasta se sienten un poco predestinados a hacerlo. No buscan a hacer un “papel decoroso” en las elecciones ni a perder con dignidad, son un tipo de política con ADN ganador. En la izquierda colombiana hay decirlo, nos sentimos predestinados si, pero para perder, si usamos el símil de los equipos de fútbol, somos ese que juega para no descender y que se conforma con quedar en la mitad de la tabla. 

(Para tener mejor contexto de la coyuntura política española les invito a leer mi pasada columna sobre el tema den Las 2 Orillas http://www.las2orillas.co/el-juego-de-tronos-de-la-politica-espanola/

5. Promover nuevos liderazgos 

El liderazgo de Pablo Iglesias en Unidos Podemos es indiscutible pero este movimiento siempre se preocupa por promover otras figuras, nunca se muestran solos, siempre están en grupo como una manada. En las intervenciones suelen hablar varios de ellos y todos lo hacen bien.

Un buen ejemplo de sus liderazgos y al tiempo de cómo han atraído y acogido a diversas fuerzas es el de la Alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, lideresa de las víctimas de los desahucios (personas a quienes los bancos les quitaron las viviendas)

Otro aspecto relevante es su juventud, aunque en Unidos Podemos hay muchas personas adultas y de la tercera edad, en su mayoría son una generación de jóvenes que no pasan de los 50. Pablo Iglesias tiene 37 años, Alberto Garzón 30, Íñigo errejón 28, Carolina Bescansa 45. Toda una generación en su flor contra un Mariano Rajoy que ya entró a los 60.

6.  Financiación poco tradicional para un partido poco tradicional

El dinero siempre ha sido un problema para las nuevas fuerzas políticas y la financiación de campañas siempre ha sido un motivo de corrupción tanto en España como aquí. La forma como Podemos solucionó este problema fue brillante: con Crowfunding, un método de la web 2.0 que se usa para financiar emprendimientos, llevado a la política consiste en que Podemos le pide dinero a sus seguidores y luego con el retorno de lo que el Estado les da por los votos lo devuelven o en otra modalidad obsequian a los colaboradores un suvenir del partido como camisetas o manillas.  Es decir, a Podemos no lo financia Maduro, de euro en euro los financia la gente. 

hoy domingo veremos qué pasa en España, pero sin el ánimo de “copiar y pegar” ya que somos países, como pueden ver hay mucho que aprender de la política española en este interesante momento.