El caso de Fabián Vargas: ¿un montaje para sabotear la marcha del 1 de mayo?

Blogger Andres Gil
Typography
 

El lunes 2 de mayo circuló en las redes sociales la foto y el video del pistolero que en plena marcha del 1 de mayo disparó contra la Policía. La primera reacción fue lo de siempre: Peñalosa dijo que “era un terrorista en la marcha”, desde el Centro Democrático dijeron: “¿Si ven? los vándalos de  la izquierda con sus marchas”… en fin lo de siempre, ya estamos curtidos de tanto que nos han incriminado.

Pero poco a poco la gente en las redes comenzó a  manifestar una serie de incongruencias que develan que en realidad esto fue un montaje que salió mal, veamos

Ninguno de los que está cerca reacciona frente al disparo, en la vida real cuando alguien dispara todo el mundo sale corriendo a protegerse, pero en ese caso no,  hasta las cámaras de video y de fotografía hacen tomas perfectas, parecían más bien preparadas para recibir al pistolero, no se mueve a otro lado, siguen plano a plano  como nada al  confeso pistolero.

Que una persona dispare en medio de una manifestación debe ser un momento confuso incluso de pánico pero la gente que está a su lado ni siquiera se inmuta, como si esperaran lo que está pasando… como si estuviera planeado. Y ojo, ¡la Policía tampoco hace nada! ¿No les parece como raro que un pistolero en plena plaza de Bolívar dispare al ESMAD y se vaya caminando como nada? ¿No es como raro que 50 policías no salgan tras él, hagan un plan candado hasta detenerlo? ¿No es raro que no se hayan usado a las 50 cámaras que deben haber en el centro de Bogotá para ubicarlo? Además ¿qué pasó con el supuesto orificio que dejó en la catedral un tiro el domingo? Esa es una investigación que un grupo de la Fiscalía y Policía esclarece en hora, pero qué curioso aún no se sabe nada, luego de que afirmaran que este correspondía al ángulo exacto desde donde supuestamente se hizo el disparo.

Luego, el tipo se entrega y su versión lejos de aclarar las cosas las confunde más. Aparece primero con gafas oscuras, luego declara ante los medios con una fluidez y coherencia impropia de este tipo de momentos y personas. Fabián Enrique Vargas pide perdón, se expresa muy bien, dice cosas ordenadas y congruentes como si hubiera ensayado muchas veces el libreto, como si un abogado lo hubiera preparado por horas en qué y cómo decir (pida perdón entregue un arma de fogueo que no tiene prohibido el porte, entregue la ropa que usaba y parezca muy arrepentido)

Lo peor de su declaración es que dice que no es parte de ninguna organización social ni hacia parte de la marcha de los trabajadores sino que según él pasaba por ahí con la casualidad de que llevaba un revólver de fogueo, entonces “una fuerza sobre natural lo poseyó”, se dejó llevar por el momento y terminó parado de frente a la Policía usando su arma de juguete. Como dijo Piedad Córdoba: no nos crean tan pendejos.

Mi hipótesis es que quienes planearon este montaje para sabotear la marcha de los trabajadores prepararon bien la foto (una foto muy perfecta) y una toma de video pero no contaban con otra grabación que se hizo donde el pistolero descubre su cara, donde además se ve bien que actúa sólo, que no es parte de la marcha ni las organizaciones.

¿A estas alturas a alguno de ustedes les queda dudas de que esto fue montaje que salió mal para sabotear la marcha de los trabajadores? Si esto es así, aún más grave que el montaje es saber ¿y quién lo planeó? y ¿para qué lo hicieron? ¿Con qué intenciones?

¿No será que querían hacer ver esta protesta pacífica y digna como un acto radical, vandálico para que así todo el país la repudie y se justifiquen medias de represión? La verdad llevamos años denunciando cosas así y nunca nos han escuchado. Ah, pero para capturar a los estudiantes y docentes que supuestamente hicieron los atentados con petardos de Bogotá el año pasado si movieron hasta helicópteros al mejor estilo holliwoodesco para después tener que liberarlos por falta de pruebas, pruebas que además nunca existieron porque son inocentes.

¿No será que estos montajes se hacen para que luego cuando detengan estudiantes con pruebas sembradas o sin pruebas consistentes, la gente diga “esos son los que llevan pistolas a las manifestaciones” y se justifique detenerlos arbitrariamente?

Todo esto no es un tema menor, les recuerdo que en Colombia cada mes asesinan a varios defensores de DDHH y a líderes sociales y campesinos frente a un país que mira para otro lado… porque quizá le han enseñado a pensar que “a lo mejor se lo merecen”

Lo que sí me llamó la atención fue que un periodista como Luis Carlos Vélez exdirector de Caracol Noticias, columnista de El Espectador y quien ha pasado por CNN, Telemundo y Caracol Radio, salga con un trino cargado de inexactitudes y yerros.

Juzguen ustedes:

Era una marcha de la izquierda y todo el mundo sabe que en la izquierda somos anticapitalistas, si Luis Carlos Vélez dice: “El sicario del centro de Bogotá vestía múltiples marcas reconocidas, muy coherente con su rechazo al capitalismo” ¿se refería a nosotros? Pues obvio que así fue y así se lo reclame:

Pues él no sólo no aceptó el reclamo sino que de pasó – al menos así me parece – nos incrimina de nuevo insinuando que debemos colaborar con la Policía para entregar el tal pistolero.

Una cuenta con más de 500 mil seguidores debe tener algo de responsabilidad con lo que escribe y más si es periodista, por ello le reclamé de nuevo:

Me permito responder a Luis Carlos Vélez públicamente:

Sr. Luis Carlos Vélez, cómo ve, no era un “mamerto anticapitalista” el que disparó, era un infiltrado que buscaba desacreditar la marcha. Como ve no teníamos por que “colaborar con la Policía” como nos lo pidió porque no era uno de los nuestros como usted lo insinuó.

Sr. Luis Carlos Vélez, en 4 años de la Marcha Patriótica, ¿sabe cuantos líderes sociales y campesinos nos han matado? 117, todos los casos verificables y documentados, personas con nombres y apellidos, hijos y familias, todas y todos amigos nuestros. No digo que sea su culpa porque no lo es. Pero comentarios de ese tipo repetidos muchas veces por ministros, generales, políticos y periodistas han instigado a ciertos sectores de ultraderecha con militares incluidos a perseguirnos y matarnos.

Sr. Luis Carlos Vélez, la protesta social no sólo es legal sino que es moralmente justa. La protesta social que a usted tanto le incomoda tanto es una expresión democrática, si se quiere la más auténtica.

Sr. Luis Carlos Vélez le invito a un debate abierto, cordial y demócrata sobre los medios de comunicación y la izquierda, será la mejor manera de terminar esta conversación.

 

@AndreEliasGil