El país le dio la espalda a El Quimbo...

Blogger Andres Gil
Typography

Recuerdo que una anciana en Bogotá hizo parar las obras del Calle 100 porque en las noches no la dejaban dormir. Maquinaria pesada, obreros y costosos materiales tuvieron que quedarse parados varias noches hasta que lograron concertar con los vecinos porque les estaban afectando la calidad de vida. Enhorabuena que hayan hecho valer sus derechos porque para eso están para hacerse respetar. Valga decir los derechos ciudadanos y el respeto por el individuo son quizá el gran logro de las democracias modernas occidentales.

Recuerdo que una anciana en Bogotá hizo parar las obras del Calle 100 porque en las noches no la dejaban dormir. Maquinaria pesada, obreros y costosos materiales tuvieron que quedarse parados varias noches hasta que lograron concertar con los vecinos porque les estaban afectando la calidad de vida. Enhorabuena que hayan hecho valer sus derechos porque para eso están para hacerse respetar. Valga decir los derechos ciudadanos y el respeto por el individuo son quizá el gran logro de las democracias modernas occidentales.


En El Quimbo, muy lejos de Bogotá una multinacional afectó toda una región, desplazó campesinos que se quedaron sin tierra, pescadores que se quedaron sin trabajo y sobre todo una comunidad entera se quedó sin su territorio donde habían vivido por décadas. Para estos colombianos no hubo derechos, no hubo Estado, sólo hubo ESMAD, patadas, gases y hasta tiros.



El país ha vivido de espaldas a lo que pasa en el Quimbo hasta que esta semana en pleno fenómeno de El Niño y al borde de una crisis energética la Corte Constitucional literalmente ordenó apagar la represa por las graves afectaciones ambientales y sociales que EMGESA ha ocasionado en la región.

Al ministro de minas Tomas González poco parece importarle las desastrosas consecuencias ambientales de El Quimbo, él quiere su represa funcionando y hasta se puede entender. ¿pero qué dicen el Ministerio del Medios Ambiente? ¿qué dice la ANLA? ¿qué dicen los organismos de control? ¿Por qué el Quimbo llegó tan lejos, se afectó a tanta gente y se afectaron tantos recursos naturales y el país no hizo nada? ¿por qué finalmente tuvo que ser la misma Corte Constitucional la que alertara el exabrupto jurídico, social, ambiental y moral que estaba pasando aquí?

Esta es la historia de El Quimbo, un territorio donde el Estado se hizo a un lado para que una multinacional desplazara y prácticamente estafara a la comunidad mientras destruía el medio ambiente. O bueno, el Estado sí hizo algo, mando al ESMAD y al Ejército para que como siempre sacaran a patadas, tiros y gases a los campesinos y pescadores artesanales de su territorio, territorio que en realidad era su vida. ¿se imaginan si pasa esto en la calle 100 en Bogotá?

 

En Twitter @AndresEliasGil

 

Los desarrollistas nos dirán que “es el precio del progreso”, que  es mejor “afectar a unos cuantos para darle bienestar a millones”. Ya me gustaría que un burócrata de estos vaya y le explique esto mismo a un campesino del Quimbo que hoy está sin tierra y sin nada; o me gustaría preguntarle a esta persona que decide qué hacer con el Quimbo desde un escritorio en Bogotá, si haría lo mismo el pescador desplazado y pisoteado fuera su papá.

No nos oponemos al desarrollo, nos oponemos que ese pase por encima de la gente, destruya el medio ambiente y los bienes culturales de las regiones.

Les comparto audios de Miller Dussan quien con Asoquimbo lleva años dando la pelea por las comunidades y el medio ambiente del Quimbo.

 

 ¿Por qué es tan difícil para estos gobiernos tener en cuenta a las comunidades? Es verdad que las obras se pueden demorar más, es verdad que pueden costar más si se tienen en cuenta a las comunidades, pero ¿de qué sirve el progreso si este pasa por encima de la gente? O el progreso es de todos/as o no hay progreso.

El país le dio la espaldas al Quimbo. Aquí se cometieron abusos de todo tipo, la gente esta sufriendo, hay especies desplazadas que seguramente desaparecerán, hay bienes culturales destruidos pero al país bogotano no les interesó.

Pues bien, hoy El Quimbo le da la espalda al país. Hoy al borde de una emergencia energética, con el fenómeno de El Niño más severo en décadas, la Corte Constitucional apaga la represa para que responda a la gente y al medio ambiente.

@AndresEliasGil


Adenda 1

Ser animalista no es solo preocuparse por los perros y los gatos, reclamo cordialmente a los animalistas de Bogotá manifestarse a favor de El Quimbo, miles de especies han sido desplazadas y seguramente morirán.

Adenda 2

En El Quimbo se movió mucha plata y poder. ¿Cuántas influencias se movieron para que EMGESA atropellara al Huila sin que nadie hiciera nada?