Peñalosa ahora viene por la energía y el gas

Blogger Andrés Camacho
Typography
 

Por @andrescamachomp 

En enero de este año el país recibió con repudio la noticia sobre la venta de ISAGEN, empresa estratégica para la generación de energía eléctrica en el país; está decisión se suma a una larga lista de privatizaciones que se han producido en Colombia en el marco de la aplicación del modelo neoliberal, modelo que ahora tiene como fiel representante a Enrique Peñalosa Alcalde de Bogotá.

Solo basta remitirse a la reciente aprobación del Plan de Desarrollo y encontraremos todo un paquetazo de privatizaciones que se preparan para Bogotá, la primera de ellas la enajenación de las acciones de la ETB. Pero las miradas también están puestas en la Empresa de Acueducto, la Empresa de Aseo, Servicio de Salud, entre otras, lo más grave es que el Concejo de Bogotá no solo aprobó el PDD también expidió cheques en blanco que le dan facultades especiales a la administración distrital, entre ellas facultades para enajenar acciones de otras empresas públicas distritales. Estamos ante la punta del iceberg  porque lo que está en ciernes es la privatización de todos los sectores estratégicos para la ciudad.

Así que lo ocurrido con ISAGEN no dista mucho de lo que puede ocurrir con la Empresa de Energía de Bogotá (EEB), o con alguna de las filiales del grupo empresarial. Pero para entender las dimensiones de lo que puede ocurrir es necesario ubicar que producto de la reglamentación para aplicación del modelo neoliberal en el país (Leyes 142 y 143 de 1994) la energía fue dividida en cuatro subsectores a) generación, b) interconexión, c) trasmisión y d) distribución y comercialización, cada uno de ellos hoy casi en su totalidad en manos de la empresa privada y multinacionales, en tal sentido la otrora Empresa de Energía de Bogotá en 1997 sufrió una transformación profunda que llevó a la capitalización de la Empresa con recursos aportados por Endesa y Enersis y sentó las bases para la sesión de porciones del negocio hasta llegar a convertirse en la empresa que conocemos actualmente. Hoy la EEB es una de las empresas líderes en Colombia y la Región en uno de estos subsectores, la transmisión de energía, y desde 2007 a través de la Transportadora de Gas Internacional TGI  filial del Grupo Energía de Bogotá también una de las empresas líder en la región en transporte de gas. Pero la EEB no solo es líder en estos sectores, también conservó participación en importantes empresas de otros subsectores, por ejemplo, la EEB solo en Colombia posee 51.5% de acciones en EMGESA empresa de generación de energía, 51.5% y 51% de acciones respectivamente en CODENSA y la EMPRESA DE ENERGÍA DE CUNDINAMARCA empresas del subsector distribución, también posee acciones en otras empresas del sector Oil&Gas como PROMIGAS y GAS NATURAL FENOSA, lo cual convierte al Grupo Empresarial Energía de Bogotá en uno de los más poderosos del país en dicha materia, de hecho es competencia directa de la principal empresa de transmisión energía eléctrica del país, Interconexión Eléctrica SA ISA. Entonces pensaría cualquier lector desprevenido que difícilmente Bogotá, o mejor dicho Peñalosa, podría pensar vender semejante gallina de huevos de oro, sin embargo, la experiencia nos dice otra cosa, la expansión y presencia estratégica de la ETB es de dimensiones similares y no le importó.

Actualmente la EEB aparte de esos 120 años de historia que están íntimamente ligados a la historia de la ciudad, representa un motor tecnológico, laboral, científico y financiero para Bogotá. Hoy la composición accionaria de la empresa, tal como se muestra a continuación, es mayoritariamente pública con un 76,28% de acciones para Bogotá y un 3,03% de acciones para Ecopetrol.

FIGURA 1. Participación accionaria. Fuente: http://www.grupoenergiadebogota.com/inversionistas;

 

La operación de la empresa ha significado para Bogotá, por ejemplo en los últimos cinco años, ganancias promedio de 800 mil millones de pesos anuales, a su vez los indicadores financieros reportados por la empresa en los mismos periodos  dan cuenta de un crecimiento superior al 50% en ingresos y utilidades. Así que la EEB es una empresa sólida y con mucho potencial, pero no faltará el alcalde que intentará convencernos de lo contrario o tal vez convencernos de que partes de la empresa no funcionan bien, y eso es lo que están intentando hacer con TGI – Transportadora de Gas Internacional.

FIGURA 2. Datos financieros. Fuente: Andrés Camacho con datos tomados de los informes anuales a inversionistas.

Pues bien, esto sería relativamente sencillo si no fuera porque prácticamente TGI es el negocio líder de la EEB, en los propios informes a inversionistas se indica de manera explícita y reiterada que el crecimiento en utilidades e ingresos se debe en mayor medida al aumento de los ingresos debidos al transporte de gas natural en Colombia dado al mayor volumen transportado por TGI. S.A. E.S.P. Es importante señalar que la participación accionaria sobre TGI es 99,97% propiedad de la Empresa de Energía de Bogotá y que en el último año (2015) sus ingresos ascendieron a 439 millones de dólares.

FIGURA 3. Participación accionaria. Fuente: http://www.grupoenergiadebogota.com/inversionistas;

 

Entonces para comprender de manera muy básica el estado de estas empresas he querido presentar este documento, pero sobre todo para que la gente no coma cuento, para que el ciudadano no se deje embolatar. Bogotá posee aún importantes empresas las cuales no son ineficientes y no están quebradas, recuerde que el patrimonio público es un bien común que pertenece a todos/as. Defienda lo suyo, defienda lo nuestro y así como ETB no se vende, PILAS QUE LA EMPRESA DE ENERGÍA Y LA TRANSPORTADORA DE GAS tampoco se venden.

 

__________________________________________________________

Máster en Energías Renovables, Ingeniero y Licenciado en Física. Fue Secretario General de la Federación de Estudiantes Universitarios -FEU- y es vocero de la Marcha Patriótica Bogotá.