100 días, mentiras y 5 malas decisiones de Peñalosa

Blogger Andrés Camacho
Typography
 

Acaban de cumplirse 100 días de administración Peñalosa y el panorama parece que no podría ser peor, no solo para la ciudadanía sino para el propio alcalde de Bogotá, según la encuestadora Gallup el 65 por ciento de los encuestados cree que las cosas en la Bogotá están empeorando, a su vez los dos más recientes escándalos de su administración no son de poca monta.

El Secretario de Planeación, Andrés Ortiz, aceptó que tiene un predio de 2000m2 ubicado en la Reserva Thomas Van Der Hammen, hecho que se suma a la ya demostrada existencia de propiedades de constructoras, agentes inmobiliarios y bancos en la reserva, muchos de los cuales aparecen como importantes financiadores de la campaña de Peñalosa. Por otra la reciente noticia del falso doctorado del alcalde, hecho que no puede pasar desapercibido, pues durante la campaña se vendió la idea de Peñalosa como un tecnócrata más que como un político, todo ello respaldado por libros, credenciales y títulos que ahora se conoce, en el caso de su supuesto doctorado en Administración Publica, resultaron siendo falsos.

Pues bien, estas muestras de las verdaderas intenciones de “recuperar” Bogotá explican su mala imagen. Sin embargo muchos que desde el principio supimos que nada bueno podía venir de su alcaldía, lamentamos que tantos ciudadanos hayan sido engañados con tan hábil maniobra del entonces candidato. Pero más allá de los episodios de lo que parece una novela quiero detenerme a examinar las cinco peores decisiones para el futuro de la ciudad en estos 100 días. Seguro son muchas más pero con estas podemos entender el perfil del gobierno del alcalde de Bogotá.

1. DESCONOCER LOS ESTUDIOS DEL METRO: El primer estudio para el Metro de Bogotá data de 1942 durante la alcaldía de Carlos Sanz de Santamaría. De allí en adelante son múltiples los intentos por concretar el proyecto Metro. En la historia reciente aparece dos veces Enrique Peñalosa: en 1997 cuando la empresa japonesa JAPAN INTERNATIONAL COPERATION AGENCY (JICA) estructura el Plan Maestro de Transporte Urbano, en el cual se incluye la primera línea del metro, pero Peñalosa prefirió la implementación del proyecto Transmilenio. Y ahora la segunda aparición de Enrique Peñalosa es ahora cuando se completan 8 años de los más recientes y avanzados estudios, el proyecto estaba listo para ser licitado y fue suspendido. Esta decisión afecta directamente a los bogotanos/as y a la ciudad en general, la crisis de movilidad que vive Bogotá es casi insostenible y mientras Peñalosa insiste en el proyecto Transmilenio ahora en otras troncales, expertos aseguran que más dilaciones para el metro podrían enterrar para siempre dicha posibilidad. Las construcciones, la destinación de vías y crecimiento de la ciudad hacen cada vez más difícil técnica, política, económica y socialmente el proyecto metro, así que la decisión de Peñalosa podría dar al traste con el futuro de la movilidad en la ciudad.

2. URBANIZAR LA RESERVA THOMAS VAN DER HAMMEN: Los anuncios de la urbanización de la reserva son la punta de lanza de la proyección que tiene Peñalosa sobre el crecimiento de la ciudad. No se trata únicamente de su enfoque ambiental, representa el corazón de su propuesta de ciudad. Este es el segundo round de la disputa por este importante territorio, ya en 1999 Peñalosa, siendo alcalde, manifestó su interés de urbanizar este sector de la ciudad en contraposición al proyecto del científico holandés Thomas Van der Hammen quien propuso al Ministeriio de Ambiente crear un corredor ecológico que conectara los cerros orientales y el río Bogotá para así conservar la sabana de Bogotá. Es así como se convoca un panel de expertos para consultar el tema, la conclusión de este, luego de revisar los estudios científicos, entre ellas estudios doctorales e investigaciones fue reconocer que el ecosistema localizado allí tiene un gran valor ecológico y por ello debe ser protegido. Basado en dicho concepto, el Ministerio de Medio Ambiente firmó la resolución 0475 de 2000, donde le dio el estatus de área de preservación y designó a la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) como la responsable de su delimitación. Luego, en el 2014, organizó el plan de manejo ambiental (acuerdo 021). En el 2015, bajo la alcaldía de Gustavo Petro, la reserva fue declarada suelo de interés público (resolución 0835). Así que la intención de urbanizar la reserva no es solo una disputa ambiental, es el corazón del enfrentamiento por el modelo de ciudad no solo por enterrar la posibilidad de recuperar el ecosistema de bosque en la Sabana sino también por la intención de llevar 3 millones de habitantes hacia ese sector, profundizando un modelo de ciudad excluyente en la que los ciudadanos están cada vez más lejos de sus derechos.

3. FUSIÓN DE HOSPITALES: Pasó desapercibida la medida aprobada por el Concejo de Bogotá para adelantar la fusión de hospitales en el distrito capital, este es un espaldarazo de las mayorías neoliberales a la iniciativa del alcalde Peñalosa. La medida implica un cambio radical en el modelo de salud en Bogotá, es todo lo contrario a programas como SALUD A SU CASA en el que se buscaba la garantía del derecho a la salud acercando el estado a las comunidades. La reorganización busca desde un punto de vista eficientista, reducir los costos del sector salud, para lo cual se habla de una red matriz y subredes hospitalarias, lo cual a la postre limitara el acceso pero además pone en riesgo a miles de trabajadores de la salud que se ven afectados por las llamadas fusiones. Este modelo profundiza la aplicación de la ley 100, la misma que ha generado los paseos de la muerte y tiene en bancarrota a miles de clínicas y hospitales en el país, lo que explica porque el proyecto aprobado no exige el pago de las deudas por parte de las EPS a los 22 hospitales públicos de Bogotá, es decir expresa una vez más el proyecto privatizador de Peñalosa.

4. LA PRIVATIZACIÓN DE LA ETB: Esta que apenas es un anunció, es una de las medidas anheladas por Peñalosa, ya en el pasado muchos han sido los intentos por privatizar la ETB, la opinión del “gerente” es que el valor de la ETB es 2,2 Billones, a los que se aspiran con su venta, y no los recursos provenientes de su operación. El nuevo gerente de la ETB, Jorge Castellanos, con sus opiniones en medios de comunicación ha generado pánico financiero y deterioro patrimonial para la empresa, pero lo que realmente esconden es el jugoso negocio que está detrás de este sector. Peñalosa intenta borrar de un plumazo que la ETB aumento, durante los dos últimos años su patrimonio en un 25,64% y según cifras a 2014 las utilidades hayan llegado a $370.531.188, las más altas alcanzadas en los últimos 20 años, por otra parte sus acciones crecieron un 16%. La ETB se aproxima a los 400.000 usuarios de telefonía móvil y cuenta con poco más del 80% de cobertura de fibra óptica llegando casi a 150.000 hogares en la capital ofreciendo datos, imagen y televisión, la ETB es la tercera empresa de telecomunicaciones en Colombia. Así que la ETB ofrece un panorama atractivo para aquellos “inversionistas” amigos de la administración Peñalosa que entienden las enormes posibilidades de una empresa que cuenta con la infraestructura y las condiciones para competir hoy en el mercado de las telecomunicaciones, así que a diferencia del panorama que nos quieren mostrar para justificar su venta, la ETB es un importante negocio para Bogotá y es otra de las piezas claves de lo que ha anunciado en sus primeros 100 días.

5. AUMENTO DE TARIFAS TRANSMILENIO Y SITP: El pasado 3 de Febrero la administración Peñalosa inicio la aplicación del alza en las tarifas para Transmilenio a 2000 y para servicios zonales 1700 pesos. La medida está justificada en el supuesto mejoramiento al sistema de transporte público, hecho que contrasta con el mal servicio, las filas y falta de buses y frecuencias que han ocasionado innumerables protestas de usuarios en portales y estaciones. Otro de los argumentos es la necesidad de brindar sostenibilidad y “viabilidad” al sistema, sin embargo la rentabilidad de los operadores del sistema ha aumentado casi el doble del promedio de las firmas más grandes del país, es decir que el alza termina favoreciendo  los intereses privados sobre los usuarios y el Distrito. Cabe recordar que de cada 100 pesos recaudados por el sistema, el distrito solo recibe 5, mientras que los costos de la operación, mantenimiento vial, comunicaciones, seguridad y parqueo son asumidos por la administración distrital. Por ello es que se dice que son contratos leoninos, a esto se suman las evidencias de contratos de Peñalosa con Volvo y otras empresas relacionadas con Transmilenio. Entonces está medida no solo es antipopular, es también una muestra de los intereses que mueven la alcaldía de Peñalosa.

Como dice el dicho “en el desayuno se sabe cómo será el almuerzo”, y si la política distrital será sometida al interés particular, a los negocios, a las grandes constructoras, al sector inmobiliario, a las multinacionales de vehículos, al desenfreno privatizador, si está es la forma de preparar Bogotá para las paz, de la cual por cierto no está escrita una línea en su Plan de Desarrollo, si esto es lo que entienden por “recuperar” Bogotá, tendremos que trabajar mucho para defender la ciudad.

 

@andrescamachomp 


Máster en Energías Renovables, Ingeniero y Licenciado en Física. Fue Secretario General de la Federación de Estudiantes Universitarios -FEU- y es vocero de la Marcha Patriótica Bogotá.