Los acuerdos de paz y los grupos étnicos, a un año de la firma

Blogger Aiden Salgado
Typography

Que no se desconozca el capítulo étnico de los acuerdos de La Habana y que se incorpore a su plan marco

 

Por Aidén Salgado Cassiani

Hace un año se firmó el primer acuerdo final de paz entre el gobierno nacional y las FARC en La Habana, Cuba. Muy pocos tuvimos la dicha de estar en ese preciso momento histórico para el país, para el mundo y especialmente para las generaciones venideras. Se acababa la confrontación entre la guerrilla más vieja del hemisferio occidental y el estado colombiano luego de 53 años de confrontación. Y con la firma del acuerdo se iniciaría un nuevo ciclo para las futuras generaciones que nacerían en un país diferente.

Para un palenquero como yo, miembro y heredero de la responsabilidad histórica de visibilizar a mi etnia, que desde la fundación de la República fue utilizada, despreciada, invisibilizada y excluida de cualquier toma de decisión en los escenarios trascendentales para el país. Una etnia que entregó hombres y mujeres a la lucha por la independencia de los españoles liderada por el ejército libertador, con Simón Bolívar al frente, pero que continuó bajo el látigo esclavista de los criollos. Una etnia que mucho tuvo que sufrir entre las guerras centralistas, pero a la que le dieron la espalda una vez más en proceso de paz como el de los ochenta y noventa, procesos en los que nunca fuimos tenidos en cuenta. 

Los diálogos de Cuba llegaron como una luz de esperanza para mi etnia, por primera vez nos tuvieron en cuenta y que con esfuerzo y a escasos minutos antes de la aclamada firma, logramos introducir un capítulo étnico a los acuerdos logrados entre el Gobierno y las FARC-EP, un capítulo que abría una ilusión a los grupos étnicos empobrecidos por las políticas neoliberales y por el conflicto; esa puerta que es el capítulo étnico garantizaba que los derechos adquiridos no serían arrebatados por el acuerdo, sino ampliados en progresividad de derechos.

Hoy, un año después de la firma de ese primer acuerdo, las ilusiones de ese 26 de septiembre parecen desvanecer, no solo para los grupos étnicos sino para las y los que le apostaron a los acuerdos de La Habana, que fueron concebidos como una posibilidad para la reconciliación con justicia social. Hoy sucede lo contrario: cada día que pasa vemos que las acciones políticas se alejan más y más de lo pactado en el acuerdo final. 

Por ejemplo, el Congreso aprueba leyes y decretos que están en contra del espíritu del acuerdo, sin consultar a las comunidades étnicas; los miembros de su Unidad Nacional desfiguran el acuerdo al ritmo del Centro Democrático, partido declarado enemigo de la paz, el fiscal general colocando varillas a las ruedas de la paz, pero también agentes del gobierno con sus entidades encargadas de los planes, como los programas de desarrollo con enfoque territorial (PDET), realizando acciones de forma autoritaria sin involucrar a las comunidades en los territorio, contrariando la esencia del primer punto de los acuerdos.

Para las comunidades étnicas, el panorama es aún más desolador. Sólo la semana pasada la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación, CSIVI, donde están el gobierno y las FARC, las escucharon con el fin de incorporar sus aportes al plan marco del acuerdo. Es a través de ese plan marco que se deciden planes y programas con presupuesto para materializar los acuerdos, con su inclusión en el plan de desarrollo.

Al parecer el gobierno nacional no tiene interés que el plan marco incorpore el capítulo étnico tal cual como está concebido en el acuerdo final, lo que representaría un retroceso a nuestras poblaciones.

Hoy, nuevamente hacemos un llamado a todas las comunidades étnicas para estar alertas, también llamamos a las organizaciones sociales y a la comunidad internacional a estar alerta a que no se desconozca el capítulo étnico de los acuerdos.

Desde Palenque de San Basilio, un cimarrón todavía.

* Palenquero, miembro de Conafro, del Ceuna y de Cenpaz. Kombilesa. Activista. Correo: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it..

 

Más Artículos de Aiden Salgado

Advertisement
Advertisement
Advertisement