La democracia como maniqueo

Blogger Aiden Salgado
Typography

Más de ocho millones de personas votaron en favor del proceso constituyente venezolano, resultado que en todo caso no reconocería la oposición

 

Por Aidén Salgado Cassiani*

Lo que sucedió en las elecciones para elegir los miembros para conformar una Asamblea Nacional Constituyente en la hermana República Bolivariana de Venezuela el pasado domingo 30 de julio fue un ejemplo de la más grande democracia a través del voto, ya que fueron más de ocho millones de personas que asistieron a sufragar en favor de ese proceso. Este hecho se convirtió en apoteósico, ya que esa votación superó todas las expectativas, hasta las del mismo gobierno de Nicolás Maduro que la impulsaba, mientras para otros fue un fracaso.

Los defensores de la democracia de papel a través de procesos electorales alineados a la políticas de Washington han condenado de toda forma el proceso constituyente venezolano, señalándolo como el extermino de la democracia y el comienzo de una dictadura. No se han hecho esperar comunicados y opiniones de diferentes mandatarios y exmandatarios, así como organismos internacionales, condenando y sancionando al gobierno bolivariano. Los miembros de la oposición antidemocrática que se dice democrática, articulada a la Mesa de Unidad, tampoco reconocen los comicios.

Pero es bueno decirlo y traer a memoria que la oposición venezolana, así como muchos países nunca han reconocido los triunfos del gobierno bolivariano en más de 17 años. En especial este, que no esperaban unos resultados como salieron, principalmente los medios de comunicación de la oligarquía, en especial en Colombia. Se quedaron con los crespos hechos, pues esperaban un rotundo fracaso electoral y múltiples batallas campales en las calles, generando ya no focos de violencia sino protestas generalizadas, pero ni lo uno ni lo otro. El chavismo sacó muchos votos y las escaramuzas fueron sofocadas. Los medios reseñaron 16 muertes, pero no dicen las causas de las muertes con ello acolitando el atentado terrorista del ala más radical de la oposición cuando estalló una bomba a un convoy de la Guardia Nacional, ocasionándole la muerte a un militar. Eso se lo callaron los medios.

Ahora bien, preguntan las personas del común que creen en los noticieros y ven deambular por las calles colombianas una gran cantidad de venezolanos: ¿y por qué gana Maduro esas elecciones? Debe ser con trampa porque ese país invivible que se está muriendo de hambre. Cómo apoya a ese presidente. La única respuesta que se da es que hubo trampa en las elecciones, algo que no se lo creen ni en la misma oposición, ya que si el gobierno tuviera la forma de hacer trampa, el chavismo no hubiese perdido las elecciones parlamentarias. A esas personas lo que les quiero decir es que en Venezuela hay una confrontación: batallas de ideas, una lucha de clases, donde cada quien se alinea a su clase y el caos que vemos en Venezuela es porque lo maximizan los medios de comunicación, que responden a la clase social de la oligarquía, esa misma que nunca reconoció en Hugo Chávez nada bueno. 

Del otro lado está ese pueblo que con Chávez nuevamente gritó libertad, ese bravo pueblo que cree en la autodeterminación, que le dijo no más al imperialismo yanqui y al intervencionismo, ese pueblo que ve en las misiones una esperanza para segur saliendo adelante, que a pesar de las dificultades sociales sabe que en el socialismo está el futuro, ese fue el pueblo que en masas de más de ocho millones de personas dijo “aquí está el pueblo de Chávez”.

Ahora le toca a ese pueblo seguir profundizando el socialismo de verdad, eliminando las trabas de un Estado que sigue anclado en la Cuarta República, que se niega a morir, para dar paso al nuevo estado comunal, que los dirija al socialismo. Ese pueblo debe combatir la corrupción en el seno del gobierno, debe aportar por un nuevo sistema de seguridad, por unas nuevas instituciones, por un nuevo modelo educativo, un nuevo modelo de consumo. Es bajo esa nueva ruta que realmente se puede construir el socialismo bolivariano, libre de racismo.

Desde el Palenque de San Basilio, un cimarrón todavía.

* Palenquero, miembro de Conafro, del Ceuna y de Cenpaz. Kombilesa. Activista. Correo: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it..

 

Más Artículos de Aiden Salgado

Advertisement
Advertisement
Advertisement