El plebiscito los acuerdos de paz y el presidente Juan Manuel Santos

Blogger Aiden Salgado
Typography

Los últimos acontecimientos del premio Nobel de Paz para Santos, y las grandes movilizaciones por la paz, a pesar de los resultados del domingo 2 de octubre en el plebiscito que aprobaría los acuerdos con el SI o negaría los acuerdo con el NO, nos está diciendo algo a la sociedad colombiana.

Por Aiden Salgado Cassiani*

A pesar de los resultados incomprensibles de un 50,2 % de votos por el NO a los acuerdos de paz firmado en La Habana, y de un 49.7% de los que creímos en el derecho a vivir en paz respaldando los acuerdo y de una abstención de alrededor de 63%, nos demuestra. Varias cosas, pertinentes de analizar.


Por un lado no se comprende cómo un presidente con una bancada del congreso de un 70% más los congresistas progresistas y otros independientes lo que suma alrededor del 80% del parlamento apoyando el SI, más los diferentes mandatarios locales como alcaldes y gobernadores, además de ellos, los diferentes movimientos sociales, académicos ambientalistas, campesinos sindicalistas, movimientos étnicos, la comunidad internacional y a pesar de éstos esfuerzos, la propuesta de paz no consigue ganar en las urnas, eso nos demuestra que en Colombia no se vota por ideas sino por prebendas de los gamonales, caciques o padrones políticos regionales, los cuales realmente por el triunfalismo no salieron a hacer campana, no hubo pago de láminas de eternit, lechonas, compra de votos, coacción al electorado que los políticos tradicionales ofrecen para ser elegidos, y es este un problema al que los políticos tradicionales la clase dirigente, no le ha querido prestar atención.


El otro problema de gran envergadura que tampoco se le quiere prestar atención es el alto grado de abstención del 63 por ciento, no presentándose a tomar la decisión más importante del país decirle si o no a la guerra, decisión que de una u otra forma te va  a afectar por ser o que puedas llegar a ser víctima del conflicto o que te toque pagar un impuesto para sostener la guerra o para pagar en su solución o que la firma de la paz traiga progreso al campo, genere empleo, seguridad ciudadana o demás beneficios que trae una sociedad en paz. En conclusión, estos dos problemas deben ser de total preocupación para una sociedad que se quiere trazar un futuro para sus futuras generaciones y no podemos continuar como la clase política dirigente haciéndose los de la vista gorda, las instituciones del Estado como los órganos de control, la academia, las ONGS’s, los medios de comunicación, la misma iglesia y la sociedad colombiana en general debe sentarse a observar estos fenómenos de la sociedad colombiana como una responsabilidad social y política.


Con el resultado electoral del domingo algunos pensarán que no hay otra opción para sacarnos del limbo que nos llevaron los irresponsables que dijeron NO engañados o consientes, acompañaron la irresponsable decisión del NO, y digo irresponsable porque a la fecha no han planteado alternativa coherente a su decisión los que lideraron la campaña del Centro Democrático y sus aliados.


¿Cuál es la alternativa? el presidente, con sus facultades jurídicas y políticas, puede y debería sacar adelante el acuerdo por medio del Congreso, presentarlo para su aprobación como lo tenía pensado realizar ganando el SÍ, y dentro de un año de implementación lo somete a votación del pueblo por algunos de los mecanismos de participación democrática con que contamos, dándole la posibilidad a la continuidad de la implementación de los acuerdos.


Ahora bien, ¿quién le da la legitimidad? primero los que votamos por el sí, los que votaron por el NO engañados, lo que cada día queda más al descubierto, los que están saliendo a las calles a manifestar el apoyo a la paz, la comunidad internacional que hoy premia a Santos con el premio Nobel de paz. Todo lo anterior nos demuestra que, a decir de Humberto de la Calle, negociador del gobierno, los acuerdos de la Habana son los mejores acuerdos posibles para la realidad de Colombia.


Presidente tome la decisión, usted tiene la responsabilidad de hacer la paz para los colombianos. 

Desde el Palenque un cimarrón todavía. 

* Palenquero,  miembro  de  Conafro-Marcha Patriótica,  del  Ceuna y activista. 

 

Más Artículos de Aiden Salgado

Advertisement
Advertisement
Advertisement