Las múltiples pedagogías de paz

Blogger Aiden Salgado
Typography
 

Por Aiden Salgado  Cassiani                            

El pasado sábado 2 de julio fuimos invitados por los líderes afros Jorge Ramos e Inocencio Hurtado a la Julia corregimiento del municipio de Uribe en el Departamento del Meta en marco del desarrollo del evento de fortalecimiento organizativo en donde trabajamos los temas: historia afrocolombiana, legislación afrocolombiana y los acuerdos de paz de la Habana Cuba entre el Gobierno  Nacional y la FARC –EP y sus implicaciones en las comunidad es negras. 

Después de esa jornada que terminó con la constitución de la Asociación Colectivo de Afros en  Mesetas y Uribe, nos reunimos en casa de una líder comunitaria quien nos contó que a su casa habían llegado unos policías informándoles que iban a realizar pedagogía de paz, porque la paz ya venía y ellos iban a contribuir, cosa que nos complace  escuchar de unos de los bandos que también jaló el gatillo en esta guerra inhumana. Pero nos fuimos con la curiosidad de saber que era lo que iban a decir los policías y cómo sería esa pedagogía de paz.

Al día siguiente continuamos con el recorrido dirigiéndonos  al  municipio de Vista Hermosa en el mismo departamento del Meta invitados por el líder afro Jesús Lobatón. Allí realizaríamos una actividad similar con esa comunidad afro. El dia lunes 4 el evento iniciaría a las 11 de la mañana, pero como el alcalde  de ese municipio tenía ocupado el lugar iniciamos las 12 AM con las palabras de un miembro de la policía nacional que estaba presente e inicia  despejándonos las dudas del día anterior, esté hace una introducción que se va a hacer una exposición de pedagogía de paz y comienza diciendo: “estamos comprometidos con la paz,  es nuestro  compromiso apoyar la paz, y cuiden a sus hijos para que no se vinculen a con organizaciones al margen de la ley  guerrilla y paramilitar ni con la delincuencia, y para eso se necesita mano dura. “Hay que reprenderlos igual como a todos nosotros (él y los asistentes) nos reprendieron cuando nos portábamos mal. A los niños y adolescentes hay que darles su correazos, así como nosotros llevamos muchos correazos y por eso somos gentes de “bien”, los padres no deben tener miedo cuando los niños los amenacen con denunciarlos, eso lo hacen por represión, pero lo que se debe hacer es presionarlos y reprimirlos.

De mi parte saludé la intención de la Policía Nacional así como el resto de las fuerzas militares en comprometerse a apoyar la paz, pero es bueno reflexionar bajo qué parámetros, niveles de compromiso y cómo lo van a hacer;  ya que sí la directriz es la que escuché en Vista Hermosa, “apague y vámonos”. 

El militar y/o sus superiores no se preguntan qué  impacto tiene el maltrato a los niños y adolescentes en la sociedad actual  y la venidera por tanto,  me surge una pregunta adicional ¿Cuál será el trato que estos niños y adolescentes cuando crezcan le brindaran a sus familias, amigos y otros en el desarrollo de su ciudadanía?. 

Sin ser psicólogo; se entiende que los problemas que se viven en la infancia dejan traumas para el resto de la vida. Por lo tanto, si queremos superar la violencia que padecemos como sociedad, el acuerdo de paz que se firme entre el Gobierno Nacional y la FARC será un paso muy importante; pero si no construimos una sociedad diferente a la actual, posiblemente la violencia y los conflictos aumentarán.

Los acuerdos con las FARC deben contribuir a la apertura de puertas que nos permitan intervenir  todas las esferas de la sociedad colombiana con el fin de combatir el comportamiento delincuencial a todos los niveles. Para ello no solo se requiere mano dura, sino pedagogías educativas, con oportunidades, con deporte y promoción cultural. Lo anterior implica  una inversión en esas capas menos favorecidas que no vean en la delincuencia la oportunidad para vivir. Por otra parte, y no menos importante debemos generar espacios de participación política y ciudadana que reduzca y extirpen de nuestro estado la delincuencia ejercida por los ladrones de cuello blanco, que generan en gran medida pobreza y miseria en millones de compatriotas.

Como militante por la paz creo que debemos profundizar en desarrollar más actividades de pedagogía para la paz ya que si no lo hacemos lo van a hacer otros, así como el policía, la pedagogía será explicando la paz a la forma y conveniencia de ellos y no en el espíritu de lo que se está acordando en La Habana, entre el gobierno nacional y las FARC -EP.

 

 

Desde el palenque, un  Cimarrón todavía

Palenquero,  Miembro  del  CONAFRO-MARCHA PATRIOTICA,  del  CEUNA -  Activista.

        

Advertisement
Advertisement
Advertisement