La Asamblea Nacional Constituyente y el pueblo Afrocolombiano, Negro Palenquero y Raizal

Blogger Aiden Salgado
Typography

En el pasado foro: fin del conflicto y refrendación, implementación y verificación”- mesa de diálogo de la Habana de los puntos 3 y 6, realizado en Bogotá D.C., los días 8, 9 y 10 de febrero de 2016, como comunidad étnica específica nos reunimos de forma diferenciada en una especie de exclusividad, que si no se trata con el debido cuidado puede ser objeto de chauvinismo étnico.

En ese sentido nos juntamos, y una vez más se hizo presente la preocupación por la forma como se deberían refrendar los acuerdos entre el gobierno y la FARC-EP,  y el lugar de ubicación de los insurgente una vez firmado los acuerdos, con el fin de conseguir una paz estable y duradera.

De la ubicación

Abordare el tema donde se ubicarían los insurgentes que creo más sencillo y de mecánica, para todos debe ser de simple lógica que los insurgentes no se van a ir a un lugar donde tiempos atrás no tengan presencia de tipo político-militar, lo cual  nos debe decir  por la duración en ese lugar que allí tienen trabajo comunitario y algún tipo de base social, y es comprensible que en ese lugar después de hacer política con las armas hoy pasen a hacer política sin las armas y trabajo comunitario. En ese sentido los ex  subversivos tendrán que construir formas de convivir con las comunidades y sus autoridades y como dirían los académicos, con reglas afines, compatibles con todas y todos los pobladores y con el uso del medio ambiente.

De lo contrario en lo planteado en las líneas de arriba, es ser un iluso que las FARC, va a negociar la ubicación de sus unidades en lugares donde no tienen presencia político-militar ni trabajo comunitario, seria echarlos a la boca del lobo, tampoco es razonable que una guerrilla con más de 50 años alzados en armas contra un modelo económico de exclusión que ha generado miseria y hambre, después de reincorporarse a la vida civil a hacer política sin armas sus unidades lleguen a ser sometidas por las autoridades de unas comunidades, lo lógico es que lleguen a convivir en el marco de reglas y acuerdos entre las partes, esos ex guerrilleros y la comunidad con sus autoridades. Es esa convivencia concertada la que le da estabilidad a esos lugares con nuevos actores sin armas,  y todo esto con el fin de conseguir una paz estable y duradera para todo el territorio nacional sin exclusividad.

De la Refrendación

Algunos académicos y políticos del país no se atreven a decir cómo deben ser refrendados los acuerdos, así como un sector en el espacio afro del foro. Sino muy sagaz afirmaron “lo cual comparto” que cualquiera que sea el mecanismo de refrendación debe garantizar que a nuestras comunidades no se les quiten los derechos obtenidos en tiempos atrás como son la ley 70/ 1993, y diferentes decretos, leyes y actos legislativos en general. Pero si se atreven a oponerse a una Asamblea Nacional Constituyente, con el argumento que se ponen en riesgo los avances jurídicos obtenidos por la comunidad afro como la mencionada ley 70, sus decretos  leyes  y demás andamiaje jurídico que de ella se desprende.

Como cosa irónica pregunto, ¿cualquiera que sea el mecanismo no se podría correr el riesgo? Pero ahora bien y para el debate, parto de la certeza que la ley 70  fue y es un gran logro  pero que no ha sido capaz de generar la felicidad que merece nuestro pueblo. Hoy los que recorremos los ríos del pacifico y los pueblos del caribe de mayoría población afro, sabemos que las condiciones en las que se encuentran son de pobrezas extremas, al punto que no gozan de sus derechos básicos para vivir como son el agua, la energía, la educación, salud y que decir de posibilidades de empleo para mejorar y tener condiciones de vida digna.

Hoy, hay que ser conscientes que la ley 70 no nos ha resuelto los problemas, tampoco tendría porque resolverlos todo, en ese sentido no podemos mirarla como un fin  si no como un medio, como todo un proceso que hay que continuar con sus virtudes e incapacidad, aciertos y desacierto.

Entonces, la excusa hoy  no puede ser el hecho de no apoyar una Asamblea Nacional Constituyente por el miedo a que se pierdan los avances obtenidos por las comunidades afros ejemplo la ley 70. Desde el sector que hago parte decimos, que la Asamblea Nacional Constituyente es el medio para materializar lo que esta  por reglamentar de la ley 70 e ir más allá, sentar las bases para la generación de una nueva sociedad y construir un modelo de país más allá de la parcela del afrocolombiano, negro palenquero y raizal,  del indígena, del  gitano o ron, del campesino, del estudiante, del obrero, es una Asamblea Nacional Constituyente que nos ponga a pensarnos en nación en país,  obviamente teniendo en cuenta las particularidades étnicas raciales que no deben ser motivo de exclusión y abandonó, como  lo somos hoy.

Hoy la Asamblea Nacional Constituyente decolonial, debe ser un escenario para construir país y mirarnos como nación. Debe estar constituida por los diferentes sectores que componen la sociedad colombiana  en su proporcionalidad: afros, indígenas, campesino, obreros, estudiantes, mujeres; a parte de ellos por partidos y movimientos políticos tradicionales así como por miembros de la insurgencia de las FARC-EP.

Ahora bien debe partir de mejorar las condiciones de vida de los desposeídos y condenados de la tierra,  a ellos no les deben quitar ningún derecho sino que esta debe ser una constitución que emane de esa constituyente progresiva en derechos, y a esto no le debemos tener miedo como comunidad negra afrocolombiano palenquera y raizal.

La constituyente decolonial es una constituyente política no jurídica, donde su sustento o negatividad no puede sencilla y llanamente  estar atada a apreciaciones del derecho, sea nacional o internacional, las leyes se hacen y deshacen según las necesidades de los seres, el momento y el medio. Esto debe ser algo presente para los amantes de la jurisprudencia. Hoy la discusión de la Habana debe crear nuevas tesis jurídicas que tengan como centro la reconstrucción de la sociedad colombiana incluyendo afros e indígenas y ron, con el fin de generar las condiciones de vida digna, es de eso  que se trata el pacto de una paz estable y duradera.

Desde el palenque un cimarrón todavía.

 

Por­: Aiden Salgado  Cassiani                                                                                                                  

Palenquero,  Miembro  del  CONAFRO-MARCHA PATRIOTICA,  del  CEUNA -  Activista.

Más Artículos de Aiden Salgado

Advertisement
Advertisement
Advertisement